Una secta criminal que tenía base en la Argentina, pero que contaba sedes en el extranjero fue desbaratada en la noche del viernes tras más de 50 allanamientos en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires. El principal delito al que se dedicaban era la trata de personas con reducción a la servidumbre mediante la coerción.

Según los primeros datos de la investigación, en la que colaboraron autoridades del extranjero, a través de la pregonación de una filosofía sobre terminar con “los males del SIDA y las drogas” y tener como objetivo “el desarrollo de la felicidad” la secta captaba a personas ofreciéndoles un tratamiento con el propósito fundamental de obtener dinero.

Las ganancias que obtenían a través de este y otros métodos comenzaron a ingresarla al circuito legar a través de distintos artilugios como la creación de fundaciones en el extranjero -lo cual a su vez generaba un ingreso en divisas- y, dentro del país, se blanqueaba el dinero mediante la compra de propiedades y vehículos.

Se estima que el número de víctimas rondaría las 170 personas. No eran sólo argentinas. Se captó personas extranjeras bajo el mismo método eran convencidas de venir al país, lo que traía aparejado el aislamiento de sus familiares y realizar distintas maniobras para obtener beneficios económicos.

El múltiple procedimiento en el día viernes surgió luego de arduas investigaciones, seguimientos, consultas de bases de datos, solicitudes de cooperación a distintos organismos y escuchas telefónicas, entre otros.

Como resultado, se pudo identificar a la totalidad de la organización criminal como también determinar las maniobras utilizadas para los distintos delitos tipificados.

Los delitos por los cuales serán juzgados son varios. El más relevante será el de trata de personas con fines de reducción a la servidumbre, agravado por coerción del que se ramificarán el hurto agravado, lavado de activos, asociación ilícita, ejercicio ilegal de la medicina, expendio irregular de medicamentos y tráfico de influencias.

“Desde el año pasado hay una investigación que esta llevando a cabo el juzgado del doctor Lijo con la doctora Alejandra Magnano, de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex). En estos momentos se están realizando 50 allanamientos y un procedimiento en el Aeropuerto de Ezeiza con detenidos”, explico Ricardo Juri, el comisario inspector a cargo.

De acuerdo con las primeras informaciones, al momento de las intervenciones en al menos dos propiedades del mencionado barrio porteño -en a zona de Av. Estado de Israel al 4400-, había cerca de 60 personas, algunas de las cuales estaban en condiciones físicas deterioradas y debieron ser trasladadas a centros de salud cercanos.

Con relación a los lugares donde se realizaron los operativos, Juri detalló: “Fue allanado un edificio de diez pisos que pertenecen a la organización y criminal y un lugar aledaño donde se reunían personas. Desconocemos lo que ocurría allí adentro, pero a la mayoría de las personas nosotros las consideramos como víctimas. Por eso está la gente del Programa de Rescate para realizar las entrevistas que por protocolo se tienen que hacer en lo que son casos de trata de personas”.

Tras ello, el comisario inspector concluyó: “Acá se están investigando las dos temáticas fuertes que hay en el país sobre la trata de personas, que son la explotación laboral y sexual. Y además otros delitos que han surgido a través de la investigación que se está realizando”.

Con información de TN y La Nación

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!