CALETA OLIVIA (ADNSUR) – Tras conocerse la detención de ocho personas detenidas durante este sábado en Caleta Olivia por una investigación vinculada al delito de narcotráfico; se confirmó que entre los apresados se encuentra una familia completa. La misma está integrada por el matrimonio y sus tres hijos. Todos los involucrados en el hecho serán indagados durante este lunes. Además, se indicó que dos de los policías arrestados prestaban servicios en la Seccional Tercera de Caleta Olivia. Cabe recordar que en los allanamientos se incautó casi un kilo y medio de cocaína de máxima pureza contenida en pequeños envoltorios de nylon denominados “tizas”.

Luego de un megaoperativo que llevó adelante la Policía Federal de la delegación Comodoro Rivadavia por orden de lajuez federal de Caleta Olivia, Marta Yáñez, se efectuaron tres allanamientos que tuvo como resultado el arresto de ocho personas, cinco de las cuales son integrantes de una misma familia: se trata de Alejandro “Jano” Calderón, su esposa y sus tres hijos, uno conocido como Jhony y los mellizos César y Cristian Calderón (28 años). Estos dos últimos son mellizos y ambos prestan servicio en la Policía Provincial, como suboficiales, en la Seccional Tercera de Caleta Olivia.

Por tal motivo, la Policía Federal realizó también un operativo en la dependencia policial para realizar una requisa sobre los efectos personales de los hermanos. Sin embargo, no se encontró nada de interés, según informó La Opinión Austral.

Los otros tres detenidos son dos hombres y una mujer, quienes serían allegados a la familia. Todos están en la delegación de la PFA en Comodoro Rivadavia y a la espera de que la juez Yáñez los cite a prestar declaración indagatoria.

MALESTAR DE LA DDI

Si bien la Policía Provincial de Santa Cruz no dio a conocer ningún tipo de comunicado, en la zona norte se dejó trascender que en la DDI de esa región existe un gran malestar, ya que argumentan que ellos mismos estaban investigando esta pista desde fines del mes de abril, asegurando que dicha investigación tenía como doble propósito no sólo desarticular la banda de mercadeo de droga, sino también depurar la fuerza de malos elementos.

Era una causa iniciada el 28 de abril, bajo la carátula “NN S/infracción Ley 23.737, expediente FCR 7144/016”, a la que la DDI aportó los elementos necesarios a la Justicia Federal para poder realizar los allanamientos. Entre ellos, se aportaron numerosas intervenciones telefónicas y todos los informes se enviaron a la Fiscalía del citado Juzgado Federal, afirmando que el 26 de agosto “existía criterio” para proceder a allanar varios domicilios.

Los informes indicaban que la droga provenía de Buenos Aires y también se hacía alusión al sorprendente enriquecimiento que evidenciaba la familia bajo sospecha. Sin embargo, la orden para realizar el operativo se hizo con la fuerza federal y no con ellos, cuestión que ya se vendría repitiendo con algunas pesquisas por trata de personas, lo que profundiza el malestar de la Policía Provincial de Santa Cruz.