TUCUMÁN (ADNSUR) - Un hombre que trabajaba hace nueve años como médico legista de la Policía de Tucumán, fue separado del cargo y sometido a una causa penal tras descubrirse que utilizaba la matrícula de un profesional fallecido.

El ministro de Seguridad de Tucumán, Claudio Maley, señaló que una consulta a la Universidad Nacional de Tucumán sirvió para comprobar que no se registran certificados analíticos emitidos a nombre del acusado, Gustavo Figueroa.

La irregularidad fue descubierta en el Ministerio de Salud, que puso en alerta al responsable del área que controla a la policía provincial, quien comprobó la veracidad de la denuncia realizada por personas cercanas al acusado. Y se comprobó que Figueroa fraguó toda la documentación con la que logró ingresar a la policía, utilizando la matrícula de un médico fallecido, indicó Télam.

Luego de formular la denuncia en el Ministerio Público Fiscal se lo pasó a disponibilidad y ahora está bajo situación procesal de la Justicia. El acusado sigue en libertad.