El proyecto tiene por objeto instituir un régimen de reconversión de créditos hipotecarios otorgados en Unidades de Valor Adquisitivo (UVA), Ley N° 25.827 y en Unidades de Vivienda (UVI), creada por Ley N° 27.271, a los fines de garantizar la equidad y sostenibilidad de las operaciones, y preservar la finalidad y los objetivos de dicha normativa.

En la iniciativa se propone un tope al incremento mensual de la cuota, entendiendo que la misma no puede superar ⅓ de los ingresos actuales de los deudores y codeudores, la suspensión de las ejecuciones hipotecarias por el plazo de trescientos sesenta y cinco (365) días, aquellos que no han podido asumir  incrementos en sus cuotas  y se encuentran a la fecha en mora.

En este sentido el Diputado Nacional Torres exclamó: “Estamos trabajando sobre esta demanda desde hace algunos meses, para ofrecer una solución definitiva a muchas familias argentinas que hoy se encuentran en una situación difícil por la situación económica nacional y el flagelo de la inflación“. 

Por otro lado, el mencionado proyecto impone a las entidades otorgantes la obligación de refinanciar la deuda en mora con aquellos que puedan volver a cumplir las obligaciones asumidas en el marco de las condiciones que se fijan, en cuanto a la relación cuota/ingreso, pudiendo en su caso extenderse la cantidad de cuotas mensuales del préstamo.

Finalmente Torres expresó que, en este contexto: “Tenemos la responsabilidad y la obligación de generar alternativas viables, propiciando seguridad jurídica a todas las partes, pero sobre todo a los argentinos que sueñan con acceder a una vivienda propia", concluyó.