TREVELIN (ADNSUR)   El protagonista del insólito hecho fue un hombre imputado por un violento robo a una casa familiar, ocurrido el pasado 29 de junio de 2020 en la localidad de Trevelin. El acusado, junto a un cómplice, golpearon al dueño de la vivienda con un caño de hierro en la cabeza e intentaron apuñalarlo, y a una de las mujeres que se encontraba en el lugar la empujaron por una escalera.  La policía lo encontró este miércoles mirando vidrieras junto a su pareja en horario laboral.

El acusado cumplió con prisión preventiva por el violento ataque a la familia , sin embargo, la medida posteriormente sería  morigerada por arresto domiciliario y con posterioridad,  se lo autorizaría a  realizar salidas laborales.

La policía lo encontró el miércoles de la mano de su pareja mirando vidrieras por el centro de Trevelin, a las 12:30 hs. En esas circunstancias se produjo la detención al constatar el incumplimiento del arresto domiciliario. 

La Fiscalía pidió que se revoque el arresto domiciliario y se disponga la prisión preventiva, hasta la preliminar, plazo dispuesto por Rolón. “Cuando incumplen dejamos de compartir que se otorgue una prisión domiciliaria, lo más grave de todo es que se toma con liviandad una resolución de un juez”, observó la fiscal María Bottini.

Por su parte, la defensora particular, Graciela Conesa, indicó que por las condiciones climáticas del miércoles, su defendido no pudo completar sus tareas laborales y debió regresar antes a su domicilio, como siempre, lo hizo trasladado por el padre. Cerca de su casa vio que su pareja estaba en el centro, descendió del rodado y se encontró con ella para volver a pie a la vivienda. La letrada insistió en que no hubo voluntad de incumplir.

Tras los argumentos expuestos, el juez Jorge Criado dispuso que el  arresto domiciliario sea evocado y disponerse la prisión en comisaría del imputado, según informó el Ministerio Público Fiscal.