Yasmín Flores, una joven de 31 años, falleció una semana después de realizarse una cirugía estética de liposucción. Ahora su familia denuncia al cirujano plástico por "mala praxis" y lo acusa de "operar borracho y drogado". 

Lucas Gozález, pareja de Yasmín y padre de su hijo de cuatro años aseguró que en la causa en que los representa el estudio jurídico del doctor Matías Morla, hay testigos que están dispuestos a declarar, que sostienen que "el médico operaba borracho y drogado". Además, habría otra víctima que murió a manos del mismo médico al realizarse la misma operación estética que se hizo Yasmín. 

La paciente entró a pabellón en una clínica privada ubicada en el barrio porteño de Congreso. Sin embargo, a la semana después presentó problemas de salud y falleció a causa de una trombosis pulmonar.

Tenía 31 años y murió tras una cirugía estética: acusan al médico de operarla "borracho y drogado"

Su pareja contó que Yasmín se contactó con el médico a través de la red social Instagram, "donde tenía buenos comentarios". Así fue que pactaron una consulta con el médico y a los 15 días se realizó la operación. Aunque en apariencia todo indicaba "que había salido bien", a los pocos días ella manifestó sentirse "muy dolorida".

El viernes siguiente a la cirugía, Yasmín fue a la clínica a que le sacaran los drenajes. Allí el cirujano le dio el alta "diciendo que el post operatorio estaba cursando de manera perfecta" y no había ninguna complicación. "Según el médico estaba todo bien, pero ella insistía con que le dolía mucho", contó Lucas. 

Aunque después mostró una leve mejoría en cuanto a los dolores que venía padeciendo, días después "se despertó muy descompuesta, no podía respirar. Yo no sabía que hacer".

El cirujano "me dijo que seguramente le había bajado la presión, minimizando la situación", y como no podía atenderla en ese momento, le dijo que la llevara a una guardia.

"La estoy llevando a la guardia del Sanatorio Modelo de Caseros y se me desvanece en el camino. Fue terrible", expresó Lucas. "Seguía desvanecida, no reaccionaba. Se me estaba muriendo", agregó. Al llegar a la clínica, pese a los esfuerzos médicos por reanimarla, a los 15 minutos le informaron que había fallecido por una “trombosis pulmonar”

En la búsqueda por reclamar justicia, la familia de Yasmín se contactó con el estudio jurídico del doctor Matías Morla para iniciar acciones legales contra el cirujano, a quien denunciaron por mala praxis, aunque cuando junten las pruebas correspondientes será imputado por homicidio.