CAPITAL FEDERAL - Luana Ketlen Silva, de 13 años, murió el 12 de diciembre pasado en un hospital de la ciudad de Coari (Brasil) luego de parir a su bebé prematuro, de 7 meses, producto de las violaciones de su padre. 

La chica había ingresado al hospital por fuertes dolores abdominales y anemia y los médicos descubrieron que estaba embarazada de 7 meses. Fue allí que decidieron inducirle el parto para tratar de salvar la vida de la nena pero, lamentablemente, por su corta edad sufrió complicaciones y murió cuando intentaban trasladarla a un hospital de Manaos.

Antes de morir, la menor había contado que el bebé era el producto de las violaciones de su padre desde que ella tenía 9 años.El hombre, Tomé Silva Faba, de 36 años, huyó pero fue detenido una semana después, según publicó el diario brasileño Metrópoles. Está acusado ahora de cargos de homicidio y abusos sexuales.

El bebé, por su parte, sigue internado en el área de neonatología del hospital regional de Coari. "Lo está haciendo bien y se está recuperando. El médico nos dijo que es fuerte y que ya está respirando sin la ayuda del oxígeno", indicó un familiar de la menor.