CALETA OLIVIA (ADNSUR) - Los Bomberos de Caleta Olivia y Cañadón Seco participaron en más de 40 intervenciones de salvataje ante los llamados de los vecinos, a los que se les volaban chapas de techos, o se cayeron postes de alumbrado público, o incluso en problemas edilicios de algunas escuelas.

Y en cuanto a incendios, el más importante por su longitud y por el peligro que representaba por la zona de combustión fue el que sucedió en la Batería petrolera 174 de Cañadón Seco. Allí, cerca de las 19 horas, estuvo una importante dotación de bomberos de Caleta y Cañadón Seco sofocando el fuego.

También hubo un incendio en la zona de Petrumco, por lo que los bomberos hicieron tarea preventiva para que no llegase la llamarada a los vehículos judicializados. El jefe de Bomberos, René Barría, dijo que estuvo la totalidad del personal trabajando (incluyendo al personal que estaba de franco), tanto el de las unidades Quinta y Décimosexta, como en el de Cañadón Seco.

Las casas más estropeadas por las veloces ráfagas del viento son algunas del barrio 17 de Octubre, pero hubo casos de desprendimientos de chapas en otros barrios de la ciudad. Fue importante la coordinación y el rápido armado de grupos de trabajo de todos los bomberos, en sintonía con el personal de seguridad de Prefectura Naval Argentina y de Protección Civil Zona XI.

Según destaca La Vanguardia del Sur, en total estuvieron los cinco móviles de Bomberos en los recorridos. Barría comentó que lo peor, al parecer, ya pasó, puesto que el pronóstico meterolológico indica que mañana viernes las ráfagas serán de 40 km/h. "Hoy hemos tenido ráfagas de 100 a 110 km/h, y una constante de 80 km/h", recordó.