PUERTO MADRYN (ADNSUR) – Inspectores del municipio de Puerto Madryn irrumpieron en un evento social que se desarrollaba en un salón de fiestas de Puerto Madryn.

Ocurrió en la medianoche del lunes en la calle Duraznillo al 3000. En el lugar había alrededor de 50 vehículos. Según indicaron fuentes policiales, la dueña del salón argumentó que realizaba la inauguración del lugar como restaurante, exhibiendo la habilitación comercial correspondiente.

Pero a pesar de ello se constató que la cantidad de personas superaba la capacidad permitida por el protocolo sanitario Covid-19, además de otras falencias administrativas.

Asimismo, se labraron infracciones por ruidos molestos, ya que en el patio del lugar se hallaba un DJ. Y además había un carro de comidas sin habilitación sanitaria y un carro cervecero que carecía de habilitación comercial.

La propietaria del lugar debió finalizar el evento retirándose la totalidad de los concurrentes, indicó Diario Jornada.