Rubén Darío Espínola comprometió al teniente de Fragata, Rolando Conci. Las tres frecuencias se produjeron a las 14:18 del 15 del noviembre, cuatro horas después de la supuesta explosión del buque.

COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) -  La jueza de Caleta Olivia, Marta Yáñez, se vio sorprendida tras la declaración del suboficial de la Armada, Rubén Darío Espínola, quien admitió que un superior de la Base Naval de Mar del Plata lo presionó para que borrara del libro de guardia tres intentos de comunicación que, según el criterio del marino, provenían de la unidad naval que desapareció el 15 de noviembre de 2017 y que se habrían producido tras la supuesta explosión.

Suboficial admitió que superior lo presionó para borrar comunicaciones del submarino

El día de la desaparición del submarino ARA San Juan, el supervisor de comunicaciones de la Base Naval de Mar del Plata, Rubén Espínola, sescuchó a las 14:18 tres frecuencias distintas, de pésima calidad sonora, que entendía eran emitidas por el submarino.

Fue entonces que decidió comunicarse con su par de Puerto Belgrano, Valeria Noemí Carranza, quien desestimó que las llamadas provengan del ARA San Juan.

Tres días después, ante las intensas tareas de búsqueda para dar con la nave, Espínola le pidió al jefe, el teniente de Fragata Rolando Conci, que anote en el libro de guardia -de forma tardía- las tres frecuencias emitidas casi cuatro horas después del momento en que se cree el agua hizo contacto con las baterías y se produjo un principio de incendio que luego devino en la explosión de la nave.

Si las llamadas efectivamente provenían del submarino, demostraría que la nave intentó comunicarse tras la anomalía hidroacústica que se produjo a las 10:31 de esa jornada.

Suboficial admitió que superior lo presionó para borrar comunicaciones del submarino

Según confirmaron fuentes judiciales a TN, ahora el marino reveló que el 20 de noviembre de 2017, Conci lo presionó para que borrara de los registros de la estación de radio de la Base Naval esos intentos de comunicación de la nave. Agregó que desconocía el motivo del pedido pero que se negó a adulterar el libro de guardia. Aunque habría más.

Tras el episodio, las autoridades libraron un acta y el 31 de enero de enero de 2018 ocurrió un hecho por demás llamativo: Conci le tomó declaración a Espínola y le aseguró que el pedido provenía directamente de la jueza Yáñez. “Me dijo que usted lo había solicitado”, manifestó el marino.

https://www.facebook.com/FamiliasunidasdelARASANJUAN/posts/1992296130837168?__xts__=68.ARCSisiUj6gbluzI9g6qbKtw1nWnQzUcAPl0pQ55rPHCVo8cy6NcPcym-QdbcQ6pu3FU50XxUzMJGiDZsmmoPRRxBW9yubr8ybf5OgI8cKbu9uhYqxzcPzz436duIhyZNI9ajjPhfePqbQTLypxe-LEf5NStTYZ0BcRilb5w3byj_2favvvNTw&__tn__=-R

Sus palabras dejaron atónita a la magistrada. Incluso, el suboficial aportó el documento donde quedó registrada esa supuesta "testimonial" que le fue tomada en la Base Naval de Mar del Plata. En rigor, esas preguntas nunca fueron ordenadas por la justicia de Caleta Olivia.

TN aclaró que intentó comunicarse con Conci pero no obtuvo respuesta. Las autoridades de la Base Naval de Mar del Plata tampoco lo hicieron.

En el acta, Espínola aseguró que los intentos de comunicación pudieron haberse emitido desde otra embarcación. Sin embargo, la justicia cree que el suboficial pudo haber sido presionado para decir eso.

Conci se presentó este martes, alrededor de las 9, ante la jueza Yáñez y se espera que aclare estas situaciones.

Fuente: TN/Por Bruno Yacono