El padre de “Tomy” murió y no reconoció al pequeño como su hijo, pero su abuelo decidió ir a la Justicia para que el nene tenga el apellido de la familia paterna y lo logró. Ocurrió en Tucumán. 

La jueza Mariana Josefina Rey Galindo, del Juzgado de Familia y Sucesiones del Centro Judicial Monteros, Tucumán, fue la encargada del caso y falló a favor del abuelo en su búsqueda de “humanizar el derecho”.

Tras la muerte del padre se realizó la presentación a la justicia. Tal como informó la100.cienradios.com, tras entrevistar a la familia, la jueza decidió que Tomy lleve el apellido de su abuelo, con quien construyó una relación de afecto pese a que el padre del menor nunca lo había reconocido. 

 "No se trataba de una filiación póstuma, sino de un proceso voluntario y no contencioso, en el que se conjugan como elementos constitutivos de la identidad la inscripción genealógica y el amor, unidos al derecho primordial a la ancestralidad”, dijo la jueza.
 

Según la magistrada, “el principal objetivo era que Tomy se sintiera 100% Ge”, siendo reconocido en la Justicia como parte de su familia paterna. De hecho, la mamá del nene y Kike Ge, el abuelo que inició el reclamo, presentaron muestras de ADN para poder constatar, demostrar y establecer la conexión biológica entre Kike y Tomy.

Para que el nene entienda la particularidad de su caso de la manera más sencilla, Rey Galindo grabó un video explicándole toda la historiay por qué conservó el apellido a pesar de la muerte de su padre y el no reconocimiento.

 “¡Hola, Tomy! Soy Mariana, la jueza, y te voy a acompañar en este viajecito al pasado tuyo y de tu abuelito”, comenzó diciendo antes de reconstruir su historia.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!