BUENOS AIRES (ADNSUR)-  Una joven de 23 años sufrió un violento ataque por parte de su novio cuando volvían a su casa en la localidad bonaerense de Ingeniero Budge. Al llegar al domicilio, la víctima le dijo que quería separarse y el agresor le quemó la cara con una plancha.

Después de haber sido golpeada por su pareja en plena calle, la chica intentó ponerle un punto final a la relación y el joven, de 20 años, la sorprendió por la espalda cuando ella iba a abrir la puerta para salir de la habitación y la atacó.

El agresor se escapó inmediatamente después de haber quemado a su novia y todavía permanece prófugo. Y la joven, como pudo, se trasladó por sus propios medios hasta el Instituto del Quemado, donde los médicos le hicieron las primeras curaciones y poco después recibió el alta.

“Tiene la mitad del rostro quemado con la impronta de la plancha, le desfiguró la cara, por suerte su salud no corre peligro”, dijo a Télam una fuente cercana a la causa.

Tras presentar la denuncia por el hecho, se abrió una causa por los delitos de “lesiones leves y lesiones graves triplemente agravadas por el vínculo, por violencia de género y por alevosía”.

La funcionaria judicial ordenó la detención del agresor y lo acusó además por una “coacción”, ya que en febrero la había amenazado con matarla y le advirtió que si no seguía con él, “no iba a estar con nadie”. Hasta el momento, el atacante está prófugo.