El sábado pasado por la tarde noche fue la última vez que se supo de Marcela López, la mujer de 60 años, oriunda de Río Gallegos, que desapareció en la zona del galpón costero,  última ubicación que tuvieron de ella gracias a vecinos de la zona que pudiste informar. De allí en adelante se montó un operativo por mar, tierra y aire, con participación de las fuerzas policiales, bomberos, prefectura y colaboración del aeroclub. Los familiares, firmes desde el minuto uno pendiente de cualquier dato o novedad que pueda aportar a la búsqueda.

Foto de La Opinión Austral
Foto de La Opinión Austral

El pasado 22 de mayo comenzó la pesadilla para la familia de Rocío González, la desaparición de su madre, Marcela López. Aún así, se muestra con la esperanza de encontrarla con vida. En una imagen desgarradora, se ve a la hija en pie sobre la costa de la ría, mirando para su horizonte, en busca de algo de fe.

El personal de Prefectura Naval navega las aguas en tres embarcaciones en Punta Loyola, a ella se la ve supervisando cada movimiento de cerca. Quizás, en esas jornadas silenciosas sigue elaborando hipótesis que le dejen alguna pista de dónde puede estar su mamá.

No puede hablar y está cansada. No paró desde el minuto uno, cuando su hermana la llamó por teléfono para contarle que había llegado a su casa y que el auto de Marcela estaba abierto con todas sus cosas adentro. Desde ese entonces, convive con la incertidumbre.

"Tengo esperanzas de que te vamos a encontrar, mami ¡Te necesito!", Escribió esta mañana en el muro de su Facebook. "Ella todavía no aparece, pero tengo fe que volver y vamos a seguir. Vos me prometiste que este camino lo hacíamos juntas, vos siempre nos dijiste que somos tus pilares y yo te creo ¡Te amo, mamá!".

Mientras tanto, amigos y allegados la acompañan. Según informó La Opinión Austral, Voluntarios que ofrecieron el cuerpo y las herramientas para colaborar en la búsqueda. El móvil de la Radio LU12 AM680 estuvo en el momento único que vivió a centímetros del agua.