28 DE NOVIEMBRE  (ADNSUR) – Rafael Ochonga, el hombre que se prendió fuego en la localidad de 28 de noviembre tras sufrir un desaire de amor, permanece internado en grave estado y en situación de coma.

Según publicó “La Opinión Austral”, el riojano, de 35 años, presenta quemaduras en el 80 por ciento de su cuerpo.

Luego de presentarse en la casa de su expareja -con quien rige una medida cautelar de acercamiento- y que ella no lo dejara entrar, este huyó del lugar cuando la mujer llamó a la Policía.

Cuando los efectivos lo encontraron, comenzó a rociarse el cuerpo con nafta y amenazó que, si se acercaban, se prendería fuego.

Pese a que los policías intentaron dialogar con él, el hombre reaccionó de la peor manera tomando un encendedor y encendiéndolo.

Tras esa situación dramática fue trasladado al hospital San Lucas, donde se indicó que su estado de salud es reservado.

“Posee un alto porcentaje de quemaduras en el cuerpo, hay que esperar su evolución en estas 72 horas”, se indicó, al agregar que “está bajo asistencia respiratoria mecánica permanente y con los cuidados extremos, en la unidad de Terapia Intensiva, inducido en coma farmacológicamente”.

Al mismo tiempo, se le realizaron pequeñas cirugías para mejorar su cuadro, además de aplicarle curaciones constantes y vendajes.

“Posee una amplia superficie de piel con quemaduras de primer y segundo grado, lo que genera una situación crítica en líquidos corporales y eventuales procesos infecciosos”, agregaron.