Varios adolescentes fueron descubiertos por la Policía de Caleta Olivia mientras intentaban forzar autos estacionados en la intersección de las calles José Hernández y Estrada. Se inició una persecución y terminó con un ataque a piedrazos contra los efectivos. Una agente fue hospitalizada de urgencia.

Cerca de la 1:30 horas, personal policial del Comando Radioeléctrico fue alertado por intentos de robo en vehículos estacionados. De este modo, los uniformados se acercaron hasta el lugar y vieron a un grupo de seis jóvenes que intentaban forzar las puertas de una camioneta y otros autos.

Comenzó un enfrentamiento entre jóvenes y la Policía de Santa Cruz, quienes recibieron varios ataque y terminaron con un móvil policial dañado y una mujer policía trasladada de urgencia al Hospital Zonal.

Seis jóvenes atacaron a piedrazos a la Policía y una agente fue llevada de urgencia al Hospital

Según informó La Opinión Austral, cuando los efectivos policiales arribaron al lugar, encontraron a estas personas que intentaron arrojarles piedras y luego se escaparon en dirección hacia la plaza 20 de Noviembre. De ese modo se dio inicio a una persecución que duró varios minutos.

Momentos después, los uniformados encontraron a los mismos jóvenes en la calle Ejercito Argentino. Al intentar demorarlos e identificarlos, uno de ellos arrojó una piedra de grandes proporciones contra el cristal de la ventana delantera izquierda del patrullero, y luego otra al cristal de la ventana delantera derecha, provocando el daño de ambos cristales. Luego de eso, todos se dieron a la fuga.

Mientras continuaba la persecución, la policía llegó a la intersección de Lavalle, frente local denominado “Autorecor”, donde lograron a atrapar a dos de los seis jóvenes. Una vez inmovilizados, y habiendo arribado personal de la Comisaria Segunda, procedieron a realizar un amplio rastrillaje por inmediaciones del lugar donde se había requerido la presencia policial en primera instancia.

De este modo, encontraron una camioneta marca Ford Ranger, de color blanca, estacionada frente a una casa que tenía signos de forzamiento en la puerta delantera derecha, con un desorden generalizado en el interior. Los efectivos lograron localizar al dueño, un hombre de 64 años, quien no constató faltantes de elementos.

En consecuencia, los uniformados procedieron a la aprehensión carácter incomunicado de los causantes, resultando ser dos adolescentes de 16 años y 15 años. Pero mientras continuaron las tareas de rastrillaje y pericias en el lugar de los hechos, en el patio externo de la vivienda ubicada en calle José Hernández al 978, se incautó una mochila que estaba tirada.

En cuanto a los daños en el móvil policial, se dejo consignado en las diligencias, como así se detectó que el personal que se encontraban dentro del móvil policial que sufriera los daños, había una cabo de Policía que debió ser llevada hacia las instalaciones del Hospital Zonal con el fin de efectuar un lavado de ojos, en razón que podría haber impactado restos de vidrios en su vista