El único imputado por el crimen brutal de Darío Haro, un joven de Trelew al que le dieron 14 puñaladas, seguirá detenido en la alcaidía policial hasta que se resuelva si la causa va a juicio el año que viene.

Así lo dispuso el juez Marcelo Nieto Di Biase en una audiencia de revisión de la medida de coerción que se realizó el miércoles en los tribunales. El fiscal presentará el pedido de elevación a juicio en los próximos meses.

El acusado del homicidio criminis causa, que estaba recluido en un instituto de menores, hace poco fue trasladado a una cárcel común cuando cumplió la mayoría de edad.

El crimen sucedió el 18 de mayo a la madrugada, cuando Haro iba caminando por las calle del barrio INTA, fue atacado por la espalda y lo apuñalaron 14 veces para quitarle el teléfono.

El detenido, que en ese momento era menor, cumplía una condena por el homicidio de Benito Limonao, a quien ultimó golpeándolo con un hacha y le asestó mas de catorce puñaladas, para luego sustraerle un reloj y también un celular.  

Por esta razón, se supone que la noche en que Haro fue atacado el sospechoso debía estar encerrado en su casa con prisión domiciliaria.

La Policía dio con el acusado al ver publicado  a la vente el celular de Haro en las redes sociales por el que pedía $ 25.000.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!