El robo ocurrió el pasado 5 de julio en una casa del barrio Roca en Comodoro Rivadavia.  La pareja detenida llegó contratada por la propietaria, una mujer mayor de edad, para realizar tareas de refacción en la casa. La ataron de pies y manos, la golpearon y le robaron. Fueron detenidos horas después, tras ser denunciados por un taxista por un robo de cubiertas.

Este lunes se realizó de forma semipresencial  una nueva audiencia de revisión de la prisión preventiva y ampliación de la investigación que tiene como coimputados a Sebastián Barrientos y Macarena Delgado.

La fiscal general, Andrea Rubio, solicitó modificar el objeto procesal quitándole el agravante del arma de fuego, pero agregando el agravante de lesiones graves. A su vez, presentó la acusación y solicitó el mantenimiento de la prisión preventiva de ambos imputados. La defensa por su parte no planteó objeción al mantenimiento de la preventiva por 3 meses, ni a la modificación del objeto procesal.

Se acreditó que a raíz de la agresión sufrida por la víctima recibió heridas calificadas como graves. La médica forense estableció que las lesiones causadas por un traumatismo contuso, provocaron una incapacidad laboral mayor a 30 días. Solicitando el cambio de la calificación legal del caso de “robo agravado por el uso de arma” a “robo agravado por lesiones graves”.

EL VIOLENTO ROBO

El 5 de julio pasado, la pareja llegó hasta la casa de la víctima para realizar una serie de refacciones  Se dirigieron hacia la planta alta de la misma, quedando la propietaria en la planta baja y luego,  la llamaron con la excusa de mostrar lo que había que cambiar de un calefactor.

En esas circunstancias, el hombre tomó de sorpresa a la víctima y la tiro sobre su cama gritándole “callate vieja de mierda o te mato”. La ató de pies con un pantalón y manos con fundas de sábanas que estaba en la habitación.

La comenzó a agredir con golpes de puño en su rostro y espalda, para luego sacar un arma de fuego la cual colocó a la altura de la nuca de la damnificada sin disparar.

Tras alzarse con distintos elementos electrónicos y de valor, escaparon de la casa. La víctima logró desatarse de los pies y se dirigió a una heladería cercana a su casa, desde donde llamaron a la policía.