COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – El Jefe de la Brigada de Investigaciones, Juan Carrasco, brindó detalles sobre el delito cometido el pasado viernes por dos camioneros que robaban combustible. Este miércoles se efectuaron allanamientos en los que se secuestró dinero “que podría ser futo de la venta de combustible”, informó. Uno de los operativos se concretó en un local ubicado sobre ruta 26, el cual “funcionaba como una estación de servicio clandestina sin seguridad ni habilitación”. Allí, “pasan camioneros a comer y aprovechando esa situación se hacía la venta de combustible”, explicó.  Mirá el video de ADNSURTeVé

Respecto al robo de combustible, Carrasco informó en La Cien Punto Uno que “una vez que se determinó la maniobra delictiva, se da conocimiento a la Fiscalía y ellos disponen iniciar la investigación para recabar información. Estos elementos fueron recolectados y la jueza nos autorizó 15 días de investigación que concluyó el viernes con un procedimiento exitoso”.

Por tal motivo, indicó que “afectamos personal para detectar la maniobra” y “personal policial logra identificar el hecho”.

Carrasco indicó que fueron “4 mil litros de combustible que ya habían sido traspasados y ayer se incautaron aproximadamente 30 recipientes”.

Además, detalló que el combustible robado era vendido en un lugar ubicado sobre la ruta 26 que “funcionaba como una estación de servicio clandestina sin seguridad ni habilitación”. Al respecto, indicó había un local de comida de paso donde “pasan camioneros a comer y aprovechando esa situación se hacía la venta de combustible”.

Sobre los protagonistas del hecho, Carrasco indicó que “el camión cisterna se ocupaba de hacer el  traspaso de combustible y corresponde a la empresa Otamendi, mientras que el otro era un camión acondicionado sin seguridad para acopiar combustible en los bidones”.

“El camión Dodge secuestrado no estaba autorizado para ingresar al campo, por eso PAE nos informa que este camión no tenía consentimiento”, indicó. Y agregó que “el otro vehículo sí estaba autorizado en virtud de que dejaba combustible en locaciones pero desviaba su ruta y hacía esta maniobra clandestina”.

A su vez, se informó que en los allanamientos realizados este miércoles se secuestró dinero “que podría ser futo de la venta de combustible porque el dinero lo tenía quien hacía el traspaso de combustible”, concluyó.

FISCAL ITURRIOZ

"Un camión cisterna que salía de la playa de tanques hacía un pequeño desvío para luego vender combustible a chilenos", relató el fiscal Héctor Iturrioz y agregó que "lo que se estaba trasvasando estaba valuado en unos 40 mil pesos. Esto lo hacían unas dos o tres veces por semana".

"Esta maniobra se detectó a  través de fotografías y filmaciones. Se veían a camiones que violaban el ingreso a la zona del yacimiento", añadió y señaló que la investigación culminó este miércoles con allanamientos cuando se terminó de corroborar esta maniobra delictual.

Explicó que "se trasvasaba combustible a un camión acondicionado con tanques, se acopiaba en Pampa del Castillo, y ahí se los pasaban a estos camiones de origen Chileno".

Aseguró en conferencia de prensa que "la investigación comenzó con la policía del yacimiento, luego intervino personal de seguridad de PAE y finalmente la Brigada de Investigaciones".

Dijo que la investigación comenzó hace tres meses y que dos personas fueron detenidas pero ya quedaron en libertad tras la audiencia de control de detención".

La jueza Mariel Suárez autorizó el procedimiento.