ESPAÑA (ADNSUR) - El miércoles se esperaba que comience el debate contra Nadia Kesen en el Juzgado Penal 4 de Málaga por el delito de sustracción de menores, por el cual le podrían dar cuatro años de prisión. Sin embargo, se suspendió porque el abogado que iba a presentar la acusación contra la comodorense, se enfermó y fue hospitalizado. Por este motivo, será re programado para los próximos días.

Nadia Kesen -condenada a 7 años de prisión en primera instancia como partícipe secundaria del homicidio del padre de su hija, Domingo Expósito Moreno, ocurrido el 25 de junio de 2014 y absuelta el año pasado por el Superior Tribunal de Justicia que ordenó su inmediata libertad- comenzará a afrontar un juicio en España, por el presunto delito de sustracción internacional de una menor de edad.

Los hechos que se juzgarán ocurrieron en 2010, cuando -según el escrito inicial de la acusación particular- tras romperse la relación de la pareja, Kesen se habría llevado sin permiso para Argentina a la niña, que había nacido en mayo de 2008 en España y que residía en Fuengirola. Presuntamente lo hizo “sin previo aviso, sin conocimiento del padre y sin su autorización ni consentimiento”.

El objetivo, según la acusación, era “impedir cualquier contacto” de la niña con su padre y con la familia de este, “perjudicando gravemente tanto los intereses de la menor de edad como los de su familia paterna”. Además, sostiene la acusación, Kesen “no comunicó en ningún momento el lugar concreto donde la niña pudiera encontrarse a partir de entonces”.

El escrito de esta acusación, al que tuvo acceso la agencia Europa Press, apunta a que en marzo de 2011 un juzgado de Fuengirola le dio la custodia al padre, quien siguió el procedimiento legal de restitución de la menor de edad en Argentina; pero, supuestamente, la acusada “se vino negando de todo punto a lo resuelto tanto por el juzgado español como por el de Familia de Comodoro Rivadavia en orden al reintegro de la menor” al padre.

Kesen declarará desde Argentina a través de un programa informático similar al de una videoconferencia. Se usará este método, tras el consentimiento de todas las partes, por la diferencia horaria. El delito es el de presunta sustracción internacional de menores, en este caso la hija en común que tenía con Domingo Expósito Moreno. De acuerdo al Código Penal Español, Kesen puede recibir cuatro años de prisión e incluso correría el riesgo de perder la patria potestad de la niña.

Manuel Huertas, abogado de la familia de Expósito Moreno, intentará probar el secuestro internacional de menores, bajo el argumento de que si un menor de 18 años es sacado de su país sin conocimiento y sin conocimiento del otro progenitor, se trata de un delito penal.

Kesen, a la vez, está acusada del incumplimiento de una resolución judicial. Es porque el Juzgado de Familia de Comodoro Rivadavia había decidido que la niña volviera a España ante la denuncia de Domingo Expósito Moreno, que llegó a Comodoro Rivadavia en busca de su hija, pero fue asesinado antes de concretar con ella el viaje de regreso a su país.