Un padre biológico que se negó a reconocer a su hija pese a que el estudio genético había arrojado resultado positivo fue condenado a pagar una indemnización millonaria por el daño moral que le ocasionó. Así lo resolvió el Juzgado en lo Civil, Comercial, Conciliación y Familia de Laboulaye, en la provincia de Córdoba.

La demanda fue presentada por la propia hija, que hoy tiene 22 años. De esta manera, la Justicia de la localidad le obligó a pagar al hombre una indemnización de 1.026.000 pesos, más intereses, por el daño moral que le ocasionó a su hija por vulnerar su derecho a la identidad personal.

Cuando nació, la joven fue anotada en el Registro Civil por la pareja de su madre. Luego, cuando tenía alrededor de 10 años, el padre biológico se sometió a un ADN que dio positivo, pero igualmente mantuvo el desconocimiento de su hija. La madre evitó iniciar una acción de filiación y la joven tuvo que esperar a cumplir 18 años para conocer su verdadera identidad.

Según consignó la Justicia de Córdoba, el juez Ignacio Andrés Sabaini Zapata consideró que el padre asumió una actitud omisiva y dilatoria en el proceso, pues sabía del embarazo, conocía que la niña era hija suya y, no obstante, mantuvo su desinterés.

“La conducta procesal desarrollada evidenció una total desidia de su parte y una actitud reacia a colaborar en la dilucidación de la verdad jurídica objetiva”, señaló Sabaini Zapata. Por otro lado, el magistrado también destacó la diferencia de trato que realizó entre sus hijos reconocidos y la demandante, quien, entre otras cosas, no completó sus estudios básicos, a diferencia de sus hermanos, informó eldoce.tv