Un empleado judicial de la provincia de Neuquén se detuvo en la noche del viernes sobre la ruta 40 a fumar un porro, pero cuando quiso retomar el viaje, salió marcha atrás y cayó por un barranco. El hombre de 50 años fue encontrado recién durante la mañana del sábado y según se informó, permanecía bajo la influencia de estupefacientes.

El conductor transitaba a bordo de su auto Honda Fit con dirección a Zapala cuando se orilló para fumar un cigarrillo de marihuana a unos 37 kilómetros de Junín de los Andes. Luego de algunos minutos, retornó a su vehículo, arrancó y salió marcha atrás, cayendo por el barranco que tenía a sólo unos metros.

Según informó LMNeuquén, increíblemente el vehículo no se dio vuelta en ningún momento por lo que los impactos recibidos durante la caída no fueron de mucha gravedad. Los daños fueron ocasionados por la propia irregularidad del terreno y la vegetación presente.

El hombre logró salir del vehículo por sus propios medios, subió nuevamente hasta la calzada y esperó hasta que alguien pasó y pudo pedir ayuda.

Ya de día, se hizo presente personal policial de Tránsito y una ambulancia del hospital de Junín para asistir al conductor, quien se estima que cayó unos 150 metros. "No se mató de milagro. Tiene un Dios aparte", indicaron.

El propio conductor, quien además se supo que es un empleado judicial, fue quien confesó lo ocurrido a los efectivos que lo asistieron. Además, se supo que continuaba "muy pasado de droga", motivo por el que se decidió dejarlo internado en el hospital hasta que recupere su lucidez.