LA RIOJA - Cansada de la cuarentena, y en su afán de adelantar el festejo por el "Día del Amigo", una mujer se fue a bailar con conocidos y dejó solo en su vivienda a su pequeño hijo de 4 años, quien, tras llorar varias horas, alertó a los vecinos, que llamaron al 911 para avisar a la policía. Tras la vuelta de la madre, en horas de la mañana del otro día, los amenazó y dijo que el "hijo era suyo y hacía lo que quería con él".

El hecho ocurrió en La Rioja, donde la joven madre salió a bailar con amigos a las 22 del domingo, en la previa al Día del Amigo que se celebró ayer lunes.

El menor se sintió abandonado y empezó a llorar -según detalló Crónica-, aparentemente no sólo por la soledad sino porque tenía hambre.

Al escuchar el llanto del nene, los vecinos llamaron al 911 y la policía local llegó rápidamente a lugar. Como nadie atendió la puerta, la tiraron abajo y encontraron a la criatura llorando en su pieza. Inmediatamente, uno de los efectivos fue a comprar dos yogures, ya que el chiquito dijo que tenía hambre.

La madre volvió a su casa recién a las 11 del otro día. Al ver a los policías en su casa intentó trompearlos y les dijo: "mi hijo es mío y hago lo que quiero". 

La mujer fue demorada por la situación y el niño quedó en "situación de abrigo", a la espera si algún familiar podrá hacerse cargo hasta que se investigue lo que pasó.