COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Ismael Chicana Mariaca, un hombre de nacionalidad boliviana de 67 años, había llegado a Comodoro Rivadavia en busca de un mejor porvenir. En poco tiempo logro montar una humilde vivienda en el lote 13 manzana 6 de Fracción 14 pero constantemente era víctima de hechos delictivos.

Aprovechando su vulnerabilidad, durante 2017 -en medio del temporal que afecto a la ciudad- delincuentes ingresaron a su domicilio, lo golpearon brutalmente y le sustrajeron alimentos que le habían donado vecinos al conocer que no tenía lo necesario para alimentarse. 

Poco tiempo después, malvivientes volvieron a entrar a su vivienda y lo sometieron mediante agresiones. En esa oportunidad, se alzaron con dinero y efectos personales. Las agresiones contra el hombre no pararon ahí y con el correr del tiempo, fue víctima de más robos.

Un año después, el 22 de mayo de 2018, fue encontrado sin vida en su hogar.

El hombre llevaba varios días de fallecido y todo indicaba que fueron delincuentes los que habían llegado para aprovecharse de su situación, golpeándolo y dejándolo desfigurado. Fueron precisamente las lesiones en su cabeza las que terminaron con su vida. Los delincuentes solo se habrían llevado algunas bebidas alcohólicas.

Pocos días después se concretaron allanamientos en viviendas de vecinos del mismo barrio quienes estarían vinculados al ámbito delictivo. Pese a que se secuestraron prendas de vestir, celulares y otros elementos de interés no hubo detenciones y hasta la fecha no hubo personas imputadas por el brutal crimen.