Marcela López, de 61 años, es intensamente buscada desde el 22 de mayo de este año por las fuerzas de seguridad de Santa Cruz y Federales, tras desaparecer cuando caminaba en la zona de la costanera en la ciudad de Río Gallegos. Su ex pareja

La hipótesis del Poder Judicial remarca que la mujer de Río Gallegos tomó la drástica decisión de tirarse a las frías aguas de la ría pero, sin embargo, la familia no cree que se haya suicidado.

Otra hipótesis vinculó la desaparición de la mujer a su ex pareja, José Luis Balado.  Esta pista se investigó luego de la aparición de una nota que señalaba que "Marcela López está enterrada en la casa de su expareja", y que perros adiestrados siguieran el rastro de la mujer desde la costanera hasta la casa de su ex pareja .

Hubo allanamientos en propiedades del hombre,  se encontró un maxilar pero fue descartado de que sea de una mujer y un hueso que sería una tibia.

Por ahora, la inquietud está puesta en este último hueso encontrado en una chacra ubicada a metros de la Ruta Provincial Nº 53, propiedad de la ex pareja de Marcela. Hace dos semanas se iba a realizar la inspección de la tibia en las instalaciones del Cuerpo Médico Forense. Finalmente no se realizó ya que el resto óseo fue trasladado a un centro especializado en Buenos Aires y se espera que en los próximos días, finalmente se conozca si el mismo es humano o no y si pertenece a Marcela López o a otra persona.

A Marcela la buscaron por cielo, agua y tierra, pero sigue sin aparecer. Foto: archivo
A Marcela la buscaron por cielo, agua y tierra, pero sigue sin aparecer. Foto: archivo

Una nieta de Marcela fue la última persona en verla en la zona de la costanera, lugar donde el día después encontraron sus zapatillas y su campera prolijamente acomodadas en el muelle de YCRT. Marcela dejó las luces de su casa prendidas y su teléfono con su billetera que contenía una suma cercana a los 20 mil pesos, según publica La Opinión Austral.

A más de 3 meses de la búsqueda, hay más dudas que certezas sobre qué habría pasado ese día con Marcela y por eso, su familia la sigue buscando.