COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El informe final de la autopsia practicada en el cuerpo de José Pedro Cárdenas de 48 años por la experimentada médica forense Eliana Bévolo, establece una herida punzocortante de 1,2 centímetros de largo en el pecho y dos hipótesis probables: homicidio o lesión autoinfringida.

Lo que también determina el informe es que el cuerpo no tiene lesiones de defensa y tampoco otras heridas.

La investigación que desarrolla el fiscal Héctor Iturrioz sostiene que un llamado telefónico alertó en la noche del martes 23 de julio sobre la presencia de Cárdenas en la vivienda de su expareja, Daiana Pérez. La que primero llama es una tía de la mujer, al 101, y se le da aviso a la Seccional Cuarta de Policía.

“Antes que llegue el móvil, Daiana Pérez vuelve a llamar y quedan registrados estos dos llamados y en ambos decían que estaba Cárdenas, que estaba violento y que tenía una prohibición de acercamiento vigente, y por eso querían que personal policial lo retire” informó Iturrioz.

“Pérez refiere a estos dos primeros funcionarios policiales que llegan, que Cárdenas se había autoagredido, ven a una persona en la camioneta pero no detectan que no tenía signos vitales, se entrevistan con la presunta víctima, les dice que ‘se había autoagredido pero que estaba durmiendo’, y que por favor lo retiren. Personal se acerca y detectan que tenía una herida sangrante en el pecho, abren la puerta y verifican el óbito” relató el fiscal sobre las circunstancias del hallazgo del cadáver del dueño de la distribuidora de bebidas “Nelly”.

Uno de los aspectos que resaltó y tiene en cuenta Iturrioz frente a los comentarios de un perito de la Policía Científica es que Cárdenas era una persona muy robusta, y la víctima de la violencia de género una mujer “menudita”, por lo que considera que Cárdenas “es muy probable que no se haya defendido”.

Para la Fiscalía “no se pudo establecer la participación de otra persona”. Pese a que Pérez reconoció que su abuelo le sacó el cuchillo que portaba Cárdenas, para la Fiscalía no hay testigos de la situación más que una menor familiar de la víctima de violencia de género y que puede estar amparada en el derecho a no declarar más allá de su edad, por el vínculo parental cercano.

LA CLAVE SERÁ LA PERICIA DE ADN

“No hay indicios claros de una reyerta en la vivienda, no hay desorden, el goteo hemático comienza en la puerta, en el umbral y se dirige hasta la camioneta, en donde se lo encuentra sentado a Cárdenas, el arma blanca, un Tramontina, es hallado en el transcurso entre la vivienda y la camioneta; es probable que lo haya dejado Cárdenas en el trayecto que realiza.

Otro de los aspectos que remarca el perito es que "Cárdenas estaba sentado como relajado y no intentó cubrirse la herida” informó Iturrioz en los albores de la investigación.

Según el fiscal, la expareja de Cárdenas refiere que éste le decía que la iba a matar a ella o se iba a matar él y que “cuando ella se va a la casa de la tía que está en la esquina. El se autoinfringe la lesión”.

Al ser consultada si vio cuando Cárdenas se autolesionó, dijo que no.

Con el informe final de la autopsia que plantea las dos hipótesis posibles de investigación, ahora se deberá aguardar entre 45 a 60 días al menos para saber el resultado de los peritajes de ADN en el cuchillo.

“La presencia de un ADN distinto al de Cárdenas en el cuchillo va a ser un indicio de que fue un homicidio, y la ausencia va a ser lo contrario” concluyó Iturrioz.

 

Fuente: El Patagónico