Tres delincuentes interceptaron a un estudiante cuando llegaba a su casa de Ituzaingó. Lo obligaron a entrar y le robaron de todo. Pero el GPS de uno de los celulares los delató, y la Policía los halló en Laferrere. Un asaltante fue detenido, otro escapó y un tercero murió.

Fuentes policiales pudieron confirmar que el ladrón muerto tenía prisión domiciliaria y se había arrancado la tobillera electrónica para salir a robar. Tenía pedido de captura que recién llegó a los investigadores este miércoles, “cuando una persona se presentó como el hermano” del fallecido.

Se arrancó la tobillera electrónica para salir a robar y murió baleado

La Policía Bonaerense encontró entre las pertenencias de la víctima “un DNI a nombre de Pablo Fernández, de 33 años”. Sin embargo, la persona que identificó al fallecido lo reconoció como su hermano Cristian Etcheverry (40), que tras haber estado preso en la cárcel de Olmos, salió con una domiciliaria pero que se arrancó la tobillera electrónica hace unos meses.

“El hermano del ladrón muerto contó que no tenían trato y que se enteró del fallecimiento de casualidad, por parientes del otro delincuente detenido tras el enfrentamiento con la Policía por la entradera en Ituzaingó”, explicaron a Clarín. Ahora, los investigadores aguardan la ficha en base a las huellas para corroborar lo que dijo el hombre que identificó el cuerpo.

El otro delincuente detenido, identificado como Cristian Ramón Barco (43) quedó acusado por robo agravado en poblado y en banda por el uso de arma de fuego, tenencia ilegal de arma de guerra, encubrimiento agravado y buscan al prófugo.

La causa que investiga el accionar policial involucrado en el tiroteo que terminó con la muerte del delincuente la lleva el fiscal Marcos Borghi, de la UFI Temática de Homicidios de La Matanza. Todos los agentes están en libertad y las pericias quedaron a cargo de la Gendarmería.