Una triste historia que conmocionó a los vecinos de Bahía Blanca en las últimas horas. Una familia integrada por una joven de 25 años, su marido y su hijo de 5 años perdieron en la vida en un incendio este miércoles en horas de la madrugada. En el interior de la casa también estaba su bebé, de 13 meses, a quien la madre arrojó por la ventana y logró salvarlo del fuego con la ayuda de los vecinos que corrieron a su rescate.

El trágico desenlace se produjo en Roca 1820, en una casa de dos plantas que estaba sin terminar. En el momento en el que comenzó a prenderse fuego la vivienda, la familia se encontraba durmiendo.

El bebé logró ser rescatado por los vecinos. (Foto: gentileza La Mañana Neuquén)
El bebé logró ser rescatado por los vecinos. (Foto: gentileza La Mañana Neuquén)

Miguel Hesch, de 27 años, Micaela Mosmann, de 25, y el pequeño de 5, no lograron escapar de la casa y fallecieron. “Los bomberos están evaluando dónde se inició el incendio y qué producto pudo haber acelerado la propagación tan repentina del fuego”, comentó a los medios Marcelo Vouillat, integrante de Defensa Civil.

El bebé de 13 meses se salvó porque sus padres lo pudieron arrojar desde el interior del domicilio. “El otro hijo del matrimonio logró ser rescatado por los vecinos al parecer tras ser arrojado por una de las ventanas y en pleno fuego por uno de sus padres”, detallaron los investigadores.

Desde el hospital municipal informaron que el pequeño rescatado tiene el 5% de su cuerpo con quemaduras. En el lugar, el Sistema de Emergencias Prehospitalarias del municipio (S.I.E.M.P.R.E) atendió también a otro joven, vecino del barrio, que fue hasta la casa a colaborar con el rescate y resultó con heridas leves.

Además, informaron que “la criatura de un año y medio quedó internada en observación y fuera de peligro.

EL ORIGEN DEL INCENDIO

“Presumimos que por el horario que sucedió el siniestro, la familia podría estar durmiendo y por eso es que no pudieron salir una vez que se declaró el incendio”, relató Vouillat.

Los investigadores creen que la presencia de combustible, ropa, plástico y la madera del entrepiso de la construcción habrían contribuido con la extensión rápida del fuego en el interior de la vivienda, que terminó siendo una trampa mortal para las tres víctimas fatales.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!