CÓRDOBA (ADNSUR) - Un joven futbolista de 20 años fue asesinado por un amigo cuando salieron a cazar a un campo de Capilla de Sitón, en Córdoba. La Justicia busca determinar ahora si lo mató al confundirlo con un animal o si se trató de un homicidio intencional.

De acuerdo a las primeras versiones, Ramón Villegas recién llegaba al pueblo tras jugar con su equipo de fútbol Colonia Caroya un campeonato en San Pedro Norte. Estaba cansado pero cuando sus amigos le insistieron para que fuera con ellos a cazar vizcachas al monte terminó aceptando, y le costó la vida.

En un momento, el joven se quedó atrás para arreglar algo en su moto. Sus amigos se adentraron en el monte pero se desorientaron y caminaron en círculo sin advertirlo. Entonces fue cuando escucharon un ruido extraño que los sobresaltó, uno de ellos disparó y Ramón murió en el acto de un escopetazo en la nuca. Por el hecho, Diego Peralta, de 18 años, fue detenido y será indagado en las próximas horas.

Sus compañeros de equipo expresaron su dolor y destacaron el esfuerzo de la víctima, que dos veces a la semana hacía dedo en la ruta para poder ir a entrenar con ellos. "Era un chico humilde. Hacía mucho sacrificio. Se ganó el cariño de todos nosotros porque era muy respetuoso, buena persona y además un jugador de la hostia", dijo uno de los jugadores a El Doce.

Dos semanas antes otro compañero del club murió en un accidente en Jesús María. "Fueron dos noticias muy dolorosas, tristes. Los dos eran muy sanos y uno no espera que tengan este tipo de desenlace", se lamentó.