AUSTRALIA (ADNSUR) - Los incendios en Australia siguen provocando graves consecuencias. Ahora, más de 10 mil camellos cimarrones serán sacrificados en el sur del país luego de que los representantes de los pueblos originarios advirtieran que los animales están consumiendo "mucha agua" y poniendo en riesgo la vida de los habitantes.

Los miembros de los pueblos originarios de la región Anangu Pitjantjatjara Yankunytjatjara (APY) dieron el visto bueno para que un grupo de cazadores profesionales ejecuten a los mamíferos este miércoles 8 de enero. Les dispararán desde varios helicópteros y el procedimiento tardará aproximadamente cinco días.

Una de las representantes, Marita Baker, explicó al diario The Australian que los camellos están entrando a las comunidades y provocando "estragos" al consumir mucha agua de los tanques y otras fuentes.  "Hemos estado atascados en apestosas condiciones de calor e incomodidad, sintiéndonos mal, porque los camellos están entrando y derribando las vallas metiéndose en las casas y tratando de tomar agua de los aires acondicionados", dijo.

Otra de las preocupaciones de los locales es la emisión de gases de los camellos. El director ejecutivo de la granja especialista en agricultura de carbono, RegenCo, Tim Cook, aclaró, citado por NZ Herald, que 1.000.000 de camellos emiten en un año la cantidad de dióxido de carbono equivalente a 400.000 autos. 

La organización Feral Scan informó  que hay entre 1 y 1.2 millones de camellos cimarrones en el país de Oceanía y la población crecerá el doble dentro de ocho o nueve años, indicó Clarín.