Este jueves se conoció la sentencia para Elías Saavedra, el oficial de la Policía del Chubut que disparó y mató a la perra "Tita" en marzo del 2020, durante un operativo en Playa Unión.

El juez Gustavo Castro resolvió declarar culpable a Saavedra por el delito de abuso de autoridad y daño, dándole una condena de un año de prisión en suspenso y dos de inhabilitación a su cargo.

Tras el juicio, el policía habló con ADNSUR sobre este veredicto y las críticas y escraches recibidos por las redes sociales, donde lo tildaron de "asesino": "nadie es quien para juzgar o tratar de asesino a una persona. Lo que me hicieron a mí, no quiero que vuelva pasar con nadie. Acá el único que juzga es la Justicia y en el cielo, lo hará Dios", señaló.

Cuando fue consultado por su puesto y futuro laboral, sostuvo que "no voy a pensar en otro trabajo. Amo mi profesión, si me dejan la sentencia firme, trataré de ayudar como siempre desde mi lado. El que me conoce sabe cómo soy", detalló.

"Por cumplir con mi función, pasó una tragedia amarga. Si los dueños lo hubiesen tenido atado (al perro), como dice la ordenanza municipal, no habría pasado esto", explicó Saavedra.

Por su parte, la defensa expresó que "el juicio se basó en una pericia, que en realidad es un informe médico, que determinó la trayectoria de una bala. Pero eso no hace referencia a la mecánica del hecho que fue realizado por un perito, que da razón de las circunstancias por la cuál la perra atacó y la forma en que atacó", indicó.

Y agregó que "uno de los hechos que ha valorado el juez, es que se basaba en que la perra se estaba alejando cuando el policía Saavedra efectuó el disparo, y eso no ha sido probado. En cinco días presentaremos la apelación e iremos a la Cámara para que se resuelva allí. Esto no termina acá, pero los hechos no han sido probados como debían ser, y así fue tratado en los alegatos presentados por la defensa", sentenció.