César Omar Díaz deberá cumplir la pena de ocho meses de prisión, de cumplimiento condicional, por rociar con combustible, prenderle fuego y matar a un perro el 8 de septiembre del año pasado, en la ciudad de Alderetes, en Tucumán. 

El juicio abreviado tuvo lugar este mediodía. Las partes llegaron a un acuerdo que consistió en pedir la pena de ocho meses de prisión en suspenso (un año es el máximo que establece ley) por considerarlo autor material y penalmente responsable del delito de maltrato y crueldad animal. Asimismo,  se establecieron una serie de reglas de conducta, entre ellas que el acusado realice un tratamiento psicológico y repare económicamente a la víctima con la suma de $20.000.

La jueza interviniente hizo lugar a todo lo requerido. En primera instancia, la Fiscalía relató el hecho y enumeró las evidencias recolectadas para probarlo, por lo que se tomó el testimonio de cuatro testigos presenciales: la víctima, Mariela Alejandra Gallardo, su pareja, su hermana y una vecina. Además, se consideró que Díaz ya había tenido una prohibición de acercamiento hacia la dueña de Rocky (tal como se llamaba el perro), con fecha del 12 de noviembre del 2020 y por el plazo de 90 días.

Según los relatos, el 8 de septiembre del 2020, entre las 23:30 y 23:50, Rocky se escapó de la casa de su propietaria, en Alderetes, e ingresó a la vivienda de Díaz, la cual se encuentra en la misma cuadra. El hombre, al advertir que el can estaba apareándose con su mascota, “Mora”, lo roció  con combustible para luego prenderlo fuego, causándole la muerte y, a su vez, provocándole heridas a su propia perra.

Díaz, de 35 años y de oficio carnicero, reconoció ser el autor del hecho y pidió la palabra para pedir disculpas. “Reconozco que lo que hice estuvo mal. Le pido perdón a la señora Gallardo y a todas las asociaciones de perros”, dijo.

Luego, la víctima le respondió: “sus disculpas no van a hacer que el perro reviva. Que tenga en cuenta que todo lo que hizo no es de humano”. Por su parte, el fiscal Marcelo Leguizamón manifestó: “es la primera condena por maltrato animal en nuestra provincia y de las pocas en el país. La idea que tenemos en este Ministerio Fiscal es que hechos tan aberrantes como este, de crueldad animal, no queden impunes y darles una salida de calidad, es decir resolver el conflicto en la medida de lo posible y dentro de la legislación vigente”.

“Ahora llevamos a juicio y condenamos a una persona que maltrató animales, que antes era imposible. Dentro de mi fiscalía tenemos otras causas de maltrato animal, dos de las cuales son muy crueles y serán llevadas a juicio. Uno de esos casos es el que hace poco (fines de julio pasado) marcó un hito a nivel nacional por dictarse la primera prisión preventiva por crueldad animal”, señaló el fiscal.

Fuente: La Gaceta