COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El pasado martes se concretó una nueva audiencia de revisión de a prisión preventiva que cumple uno de los coimputados en la causa por el robo violento en un departamento del barrio 30 de Octubre, Matías Barrionuevo, por pedido de su defensor. En la fecha también se realizó una audiencia de revisión por el otro coimputado en la causa, Barría, a quien también se mantuvo privado de su libertad.

El defensor particular Francisco Miguel Romero solicitó la morigeración de la prisión preventiva de Barrionuevo y como hecho nuevo presentó un Informe Social de la vivienda ofrecida en un barrio Castelli. Así se conjura el principio de cercanía a la víctima ya que dicha vivienda se ubica a varios kilómetros de distancia. "Barrionuevo es primario, no posee causas en trámite, ni antecedentes penales", refirió el defensor y agregó que "no se pude presumir que se va a eludir de la Justicia. La pena en expectativa no resulta de una gravedad tal que va a abandonar sus afectos. El peligro de entorpecimiento se puede evitar con una medida de prohibición de acercamiento y contacto con la víctima y testigos", dijo y  solicitó su arresto domiciliario.

En contraposición, el fiscal Julio Puentes se opuso a lo solicitado por la defensa ya que persisten los peligros procesales por los cueles se le dictó la prisión preventiva a Barrionuevo, desde el inicio de la investigación, ello por la situación procesal en la que se encuentra la causa, ya elevada a juicio. Consideró que por más que el defensor haya cuestionado la calificación legal del hecho, lo cierto es que el hecho se ha elevado a juicio con la calificación de “robo doblemente agravado, por escalamiento y por el uso de un arma impropia”, en carácter de “coautor”.

Además opinó que existe peligro de fuga por la gravedad del hecho y por la pena en espera que será de cumplimiento efectivo. "Si se le otorgase el arresto domiciliario o la libertad es muy probable que se fugue", argumentó el fiscal. La gravedad del hecho es porque dos personas ingresan a un domicilio en horas nocturnas, escalan el palier y luego rompen el vidrio, ingresan y golpean en la cara con un elemento contundente que le producen lesiones. Asimismo el peligro de entorpecimiento subsiste hasta el debate ya que su soltura puede influir sobre la declaración de la víctima y testigos en el futuro juicio. Por todo ello solicitó que se rechace el arresto domiciliario solicitado y se confirme la prisión preventiva que cumple Barrionuevo hasta el próximo 27 de octubre, o bien hasta la finalización del debate, lo que ocurra primero.

Finalmente, el juez penal Martín Cosmaro resolvió mantener la prisión preventiva sobre el coimputado Barrionuevo hasta el 27 de octubre próximo. "Con la lejanía del domicilio propuesto se alejaría el peligro de entorpecimiento. Lo cierto es que la situación ha cambiado a partir de la presentación de la acusación y de la elevación a juicio de la presente causa, es decir que los peligros procesales han aumentado. El peligro de fuga se da por las características graves del hecho y la pena que se espera como resultado del mismo y también existe el peligro de entorpecimiento", entendió el juez.

EL HECHO

El ilícito elevado a juicio ocurrió el día 20 de mayo de 2020, cuando siendo aproximadamente a las 01:05 hs., Matías Alejandro Barrionuevo y Gonzalo Barría se presentaron en el edificio n° 28 del Sector 3 del Barrio 30 de Octubre, propiedad de la víctima. En esas circunstancias escalaron aproximadamente tres metros y medio, desde el suelo hasta el techo que recubre la puerta de ingreso al edificio, de ahí hasta la ventana del lavadero del departamento de mención, y previo a romper el vidrio del lavadero de 6 metros de altura aproximadamente, ingresaron a la vivienda y aprovechando que la víctima se encontraba durmiendo, colocaron sobre su cabeza un almohadón, y mediante la utilización de una barreta de hierro con punta comenzaron a golpear a la víctima en su cabeza, causándole cortes en la misma, manifestándole “ entregame la plata entregame todo”, mientras presionaban su pecho.

Luego los imputados sustrajeron un teléfono celular, una billetera que en el interior tenía un DNI a nombre de la víctima, dinero en efectivo y diversos elementos.

Los imputados se vieron sorprendidos por el arribo del personal policial de la seccional quinta quienes fueron alertados por un llamante aún no identificado, escuchando los gritos de la víctima quién desde su vivienda que vociferaba “me robaron esos que van a salir me robaron”, momento en el cual personal policial observo la salida del edificio de Barrionuevo y Barría, lográndose en un primer momento la aprehensión de Barrionuevo, dándose a la fuga Barría; quién luego fuera también detenido.