COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) -   Gabriela es enfermera y este martes la policía le allanó la casa, en el marco de la investigación por las vacunas robadas en el Hospital Regional: "Me tiraron todo y me rompieron la puerta", relató sobre el momento que vivió por la presencia policial en su vivienda. 

El ministro de Seguridad de Chubut, Federico Massoni, se refirió a las declaraciones de la trabajadora del Hospital Regional que fueron publicadas por ADNSUR, y aclaró en un principio que él estuvo personalmente en la mayoría de los allanamientos que se realizaron el martes en Comodoro Rivadavia a trabajadores del Hospital Regional  Sin embargo, no estuvo en el procedimiento puntual que denunció la mujer.

De todos modos, el funcionario reveló que “de forma inmediata y de oficio, solicité una investigación inmediata. Se convocó al testigo civil de actuación que está presente en todo allanamiento”, dijo tras conocerse las declaraciones donde la mujer habló de los destrozos que le generaron en su casa durante el allanamiento.

“En las declaraciones, el testigo señala algo distinto de lo que menciona la denunciante. La mujer tenía Covid y en esa casa no se entró. No se utilizaron los grupos. Fue la Policía a través de la División de Investigaciones a golpear las puertas y pedir que los atiendan. No estábamos frente a delincuentes del narcotráfico o que tuvieran armas”. 

“Estamos en la búsqueda de ciudadanos para conocer la verdad. No hubo Grupos Especiales y no hay constancia en las actas. Hubo una recorrida visual para preservar la salud de los policías bajo la orden del fiscal Caperochippi. Ella entregó el celular voluntariamente y lo colocó dentro de un guante de látex. Me llama mucho la atención y espero que no exista ningún tipo de cuestión detrás de esto porque surgió 48 hs posteriores a los allanamientos”, indicó en diálogo con Radio 3 Cadena Patagonia.

Finalmente, Massoni confirmó que solicitó la investigación de oficio “porque lo tomo como una denuncia de ‘abuso de autoridad’. En el testimonio, la mujer mezcla todo porque habla del sueldo, de una tablet, que le abrieron los paquetes de yerba y azúcar. Todo es realmente muy raro. No tengo por qué desconfiar de esta señora así que abrí una investigación de oficio”, completó Massoni.