TRELEW (ADNSUR) - Efectivos de la División Policial de Investigaciones de Trelew lograron identificar a un hombre que robaba medidores de agua para fundirlos y venderlos como cobre. 

Según pudo determinar la policía, el delincuente quemaba las llaves y medidores en el fondo de su casa para dejar al descubierto el cobre, que después vendía por kilo.

Los robos comenzaron hace algunos meses en distintos puntos de esa ciudad. Se estima que cada medidor cuesta entre 50 y 60 dólares. 

La persona -de 35 años- se apoderaba de las llaves de paso de los vecinos. Lo más llamativo del caso, es que el hombre iba acompañado por su mujer. Ella llevaba un carrito de bebé, mientras simulaban un paseo y ocultaban allí las herramientas para cometer los delitos.

Esta tarde se realizó un allanamiento en una casa de Juan XXIII norte al 200, le notificaron de los delitos que se le atribuyen y se secuestraron elementos de interés para la investigación.