Cerca de las 18 horas de este lunes, un nuevo accidente de tránsito tuvo lugar en las calles de la ciudad de Río Gallegos. Esta vez, el escenario fue la esquina de las avenidas Kirchner y Santiago del Estero. Allí, dos jóvenes intentaban cruzar la primera arteria en mencionar cuando fueron embestidos por un rodado.

Inmediatamente, se llamó a la policía, quienes rápidamente se acercaron al lugar y solicitaron dos ambulancias para que asistieran a los jóvenes, quienes se encontraban muy doloridos. A los pocos minutos, llegaron los médicos y procedieron a trasladarlos al nosocomio para una mejor asistencia.

Mientras tanto, personal de la Seccional Primera comenzó a tomar declaración testimonial a todos los testigos que había y procedió a trasladar al conductor de un Volkswagen Gol, quien se encontraba acompañado por una mujer. En tanto, un testigo que presenció el accidente comentó que el Gol paró, pero que, al parecer, habría otro rodado involucrado el cual, al ver lo sucedido, siguió su camino.

Otra mujer residente de la zona dialogó con Tiempo Sur y manifestó que estas calles (por Kirchner y Santiago del Estero) son un peligro para el peatón. “Los conductores no respetan nada, ven el semáforo en rojo y se paran sobre la senda peatonal, y cuando uno quiere cruzar debe andar esquivándolos como puede para llegar a la farmacia”, comentó y añadió: “Acá debería haber lomos de burro, además de los semáforos, ya que estos no son suficientes para que los conductores respeten al peatón”, concluyó.

HERIDAS GRAVES

Horas más tarde del accidente, se conoció que los jóvenes, un hombre de 23 y una chica de 21 años, sufrieron heridas de carácter graves, ya que ambos presentaron fracturas, uno en el hombro y el otro en el brazo. Ya con los resultados de las lesiones, los uniformados solicitaron la presencia de sus pares de la División Accidentología Vial, quienes realizaron las pericias del caso y, posteriormente, se procedió al secuestro del rodado.

Se conoció que el personal identificó al conductor del Gol, quien resultó tener 25 años, y se dio aviso de lo sucedido al Juzgado de Instrucción de turno, de donde se dispuso que una vez cumplidos los plazos legales, fije domicilio, quedando a disposición del magistrado interviniente.