Este lunes al mediodía personal de la División Policía Comunitaria de Puerto Madryn se hizo presente en un domicilio, ubicado en calle Mendoza al 1200 en el barrio Güemes, tras tomar conocimiento de una mujer sordomuda mayor de edad en riesgo.

La mujer, de 56 años, vivía en un pequeño dormitorio afuera de la casa donde residen su hermana y su cuñado, en situación de extrema precariedad. Además, presentaba lesiones en su rostro y manifestó que sufría violencia física por parte de su cuñado.

Por otra parte, los vecinos informaron a la policía que los maltratos vienen de larga data y que "la han visto lesionada en varias oportunidades".

También indicaron que es tratada como "sirvienta" y que en el último tiempo había bajado mucho de peso, informó Canal 12.