BUENOS AIRES - Ocurrió este viernes en localidad bonaerense de San Nicolás. La tranquilidad del feriado se vio interrumpida por gritos de desesperación que provenían del interior de galpón de reparación y pintura automotriz.

Dado que el establecimiento se encontraba cerrado y sin trabajadores, los vecinos llamaron a la policía, quien llegó junto a los bomberos, y pudieron constatar que los gritos provenían de una chimenea que, desde el techo del taller, realizaba su recorrido hasta un sector del edificio.

Al revisar, encontraron a un hombre que se encontraba trabado con una especie de extractor de aire, y no podía moverse por el ducto. Se trataba de un delincuente que había ingresado por el techo del galpón, pero que su intento de emular a Papá Noel había fracasado rotundamente.

"El viernes a las 21 me llaman los vecinos diciendo que había alguien dentro de la chimenea que gritaba pidiendo auxilio, que se estaba ahogando, asfixiando y que tenía miedo de morirse", detalló Carlos, encargado del taller, a TN.

"Resulta que hay un pasillo donde queda acopiada la chatarra. Él se metió por ahí y quiso entrar luego al taller. Pero es imposible entrar a través de la chimenea, porque tiene motor", remarcó.

El ladrón fue rescatado y luego conducido a una comisaría, donde quedó a disposición de la Justicia.