TRELEW (ADNSUR) -  El fiscal que investiga el accidente por el que perdió la vida la sargento (PM) Daiana Reales en la ruta entre Trelew y Gaiman hizo anteanoche lo que denominaron “una prueba de campo” en el lugar donde ocurrió la tragedia aquella noche del 17 de noviembre pasado. Fue una suerte de reconstrucción del hecho con la que en la acusación pública habrían evacuado algunas dudas.

En la diligencia, además del fiscal Fabián Moyano; estuvo el abogado Fabián Gabalachis que defiende al conductor imputado, al que está inculpado de haberle producido la muerte a la empleada policial atropellándola con una camioneta y también la cuñada de la fallecida, la comisario Laura Mirantes, quien tiene bastante conocimiento de pericias y de intervenciones en accidentes viales porque un buen tiempo de su carrera policial prestó servicio en el área de Criminalística - tanto en Trelew y Rawson - de la policía del Chubut.

Dicen que las dudas que tendrían en la Fiscalía sobre el accidente tendrían que ver con la ubicación en la que se encontraba la víctima, los conos de señalización que habrían colocaron sobre el asfalto y el patrullero que tenía las balizas encendidas. Aseguran que "algo había pasado en la ruta".

Esa noche Daiana Reales acudió junto a otros efectivos de la comisaría de Gaiman a verificar el siniestro de un coche que se había prendido fuego a la altura de la conocida “Bajada Mangini”. En el momento en que estaban interviniendo, una camioneta que circulaba en dirección a Trelew la atropelló provocándole gravísimas heridas que terminaron en su deceso horas después en el hospital de Trelew. 

Al conductor del vehículo le hicieron la alcoholemia cuando estaba demorado en la comisaría de Gaiman, junto a su padre que viajaba con él en la camioneta. En el test detectaron que tenía 0,55 de alcohol en sangre y su acompañante 1.06. Ahí se conoció que sería chofer de la ambulancia del hospital de Gan Gan y su progenitor ex intendente del pueblo.

Gastón Muñoz, de 32 años y su padre Gustavo Muñoz, de 52, venían en una Ford Ranger desde la localidad de Gan Gan y cuando llegaron a la altura de la “Bajada Mangini”, en donde un Volkswagen Surán se había incendiado; se llevaron literalmente por delante unos conos rojos que señalizaban el sector, casi chocaron a una patrullero y atropellaron a la policía. 

Ahora hay una causa judicial en los tribunales de Trelew que se lleva adelante por un eventual delito de “homicidio culposo” en un accidente vial y el fiscal estaría a punto de cerrar la investigación, construir la acusación y pedir la elevación a juicio de las actuaciones. El caso tiene querellante que sería justamente el viudo de Daiana, otro policía que al igual que la fallecida presta servicio en la comisaría de Gaiman y que ahora está abocado al cuidado del hijo de ambos de tres años.