COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - En un juicio abreviado, Verónica Ester Neu fue condenada a cuatro años de prisión por transporte de estupefacientes. Cumplirá su pena en prisión domiciliaria y pagará una multa. Fue sorprendida intentando ingresar más de un kilo y medio de cocaína a Comodoro Rivadavia desde Buenos Aires, según confirmaron fuentes a ADNSUR.

La causa comenzó la tarde el 30 de noviembre de 2018 durante un control de rutina del Escuadrón 41 de Gendarmería Nacional en un ómnibus de “Cóndor Estrella”, a la altura del Km. 1.812. Al identificarla como pasajera en la butaca 34, Neu “manifestó nerviosismo”. Se la invitó a descender y al efectuar un palpado preventivo por seguridad se detectó debajo de su blusa un objeto a la altura del abdomen. Era un kilo y medio de cocaína repartida en dos ladrillos.

La mujer admitió su participación en los hechos. Es porteña y hasta su partida, estuvo presa en la Alcaidía Policial de Comodoro. Tiene 23 años, dos hijos y es ama de casa. Los mantienen los padres. La más grande va al Jardín de Infantes. Quedará encerrada en casa del padre de uno de sus hijos. La custodiaron hasta la terminal de la ciudad petrolera para asegurar y garantizar su partida.

Según el juez federal Enrique Guanziroli, “no se trató de una investigación en curso lo que permitió el secuestro del tóxico, sino que fue un hallazgo sorpresivo a partir de un procedimiento preventivo de control”. Repasó que “la sustancia prohibida se halló en poder de Verónica Ester Neu, en su esfera de custodia, durante su traslado desde Buenos Aires hasta Comodoro, siendo detenida e incautado el tóxico ilegal por Gendarmería y ascendió a la cantidad de 1578,02 gramos de pureza superior al 66% según pericia”.

“Neu, con pleno conocimiento de la naturaleza prohibida del producto que llevaba, se trasladó con él por una ruta, en un colectivo público que lo llevaría desde Buenos Aires a otra ciudad distante miles de kilómetros, Comodoro, en la Patagonia, con una importante cantidad de estupefacientes ilegales a su disponibilidad inmediata, que no le privaba de ejecutar cuando quisiera cualquier acción con ellos y exponiéndolos a que trascendieran a terceros, con mayores perjuicios al bien jurídico protegido”. Todo lo reconoció la mujer. “Tengo acreditada su intención y acción de transportar hacia esta ciudad el estupefaciente ilegal, que supera con creces cualquier uso individual y restringido en un tiempo razonable y que tuvo en todo momento el pleno control sobre el mismo, hasta que se descubrió casualmente en un control interjurisdiccional de rutina”.

Guanziroli tuvo en cuenta que Neu es madre de dos niñas. “Si los hijos de una mujer privada de su libertad se encuentran en una situación de extrema vulnerabilidad, la decisión relativa a la concesión de la prisión domiciliaria deberá tener en cuenta sus derechos, según las reglas contenidas en la Convención sobre los Derechos del Niño y, en especial, tomando en consideración, como norma rectora, el interés superior del niño”.

Neu estará en Pasaje Angaco al 1.400 de Gerli, provincia de Buenos Aires. No podrá salir ni ausentarse excepto motivos médicos “urgentes”, que deberá acreditar ante el Tribunal. Tampoco abusar de alcohol, usar o tener drogas o armas, ni cometer nuevos delitos. Si incumple su prisión domiciliaria se revocará, será detenida de inmediato y trasladada a una Unidad del Servicio Penitenciario Federal.

Habrá controles quincenales de la prisión domiciliaria. Se ofició al “Programa de Asistencia de Personas bajo Vigilancia Electrónica” a efectos de que la condenada pueda llevar una tobillera electrónica.