COMODORO RIVADAVIA - Se trataría de funcionarios de la Secretaría de Seguridad que habrían tenido algún tipo de vinculación con Guillermina Ferreira y con el comisario mayor Alejandro Pulley. Hay un testigo de identidad reservada que complica mucho la situación del comisario y que “dio detalles de una reunión en la Secretaría de Seguridad donde le daban instrucciones de lo que se podía hacer y lo que no”. En el marco de esa misma causa, el fiscal Cárcamo pediría un ADN al hijo de la imputada para corroborar la paternidad del nene, ya que varios testigos indican la existencia de una relación más personal entre Ferreira y Pulley.

“La causa avanza a buen ritmo", dijo el fiscal general Martín Cárcamo, y explicó que "la prueba de cargo que había inicialmente para Guillermina Ferreira Almada es muy gravosa por los cargos de facilitación de la prostitución, aprovechamiento económico y cohecho activo. En igual sentido el comisario mayor Alejandro Pulley está muy complicado por un testigo de identidad reservada, un funcionario policial de alta jerarquía que refiere la vinculación con Ferreira, la falta de control que había con ese lugar, la vinculación de tipo sentimental entre Ferreira y Pulley y la cuestión de las dádivas. Este testigo dice que era frecuente verlo a Pulley que llegaba con regalos, elementos electrónicos y hasta incluso este testigo tuvo a la vista el arma de fuego que le estamos imputando como uno de los hechos de cohecho. Incluso este funcionario dice que hizo gestiones para conseguirle municiones para esa arma a Pulley”.

Con este cúmulo de información y de pruebas acumuladas, la Fiscalía está muy satisfecha pero en el avance de la investigación podría derivar en otras vinculaciones. En ese sentido Cárcamo dijo que “la hipótesis de investigación va hasta otros posibles intervinientes en esa situación de protección que podría llevar a otros actores, porque entendemos que esta situación pudo ser sostenida en el tiempo no solo con protección policial, hubo más” dijo.

Prostitución y cohecho: ahora investigan a funcionarios y exfuncionarios municipales

Para arribar a esta conclusión Cárcamo señaló nuevamente al testigo de identidad reservada, miembro de las filas policiales quien habría mantenido una reunión con funcionarios de la Secretaría de Seguridad Municipal donde le indicaban qué cosas podía hacer y cuáles no. De esta área municipal habría tanto funcionarios que actualmente siguen prestando servicio en la Secretaría de Seguridad y algunos que ya no están y que pertenecieron a la gestión anterior.

ADN PARA EL HIJO DE GUILLERMINA FERREIRA 

Lo anticipó el fiscal Cárcamo y dijo que “no está resuelto esto todavía, pero en la profundización de este vínculo entre Ferreira y Pulley, evalúo la posibilidad de pedir un ADN” dijo. Cabe mencionar que todos estos avances surgieron a partir de la aparición de este testigo de identidad reservada que proporcionó datos que para la Fiscalía resultan gravitantes en la causa.

“Si bien Pulley coloca a Ferreira en una situación de informante, todo el tráfico de intervenciones telefónicas nos permiten establecer que es algo más que informante. Nos queda claro por varias fuentes que tanto Pulley como Ferreira en sus respectivos círculos íntimos reconocieron la relación”. Ahora se investigan posibles viajes de Ferreira a la zona del Valle donde reside Pulley durante el tiempo del inicio de la gestación del embarazo. Lo que indica que la Fiscalía busca una prueba concluyente de la relación íntima que mantenían.

Fuente: Crónica

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!