La Justicia les negó la excarcelación a David Fernández y Roxana Vega, el padre y la madrastra de los tres hermanitos torturados en Santa Cruz, acusados de someterlos a un calvario.  Al salir a la luz el caso, lo que ocurría en la “casa del terror” trascendió las fronteras de la provincia de Santa Cruz y conmocionó a todo el país. 

Tal como detalla La Opinión Austral, los menores -dos nenes de 10 y 14 años y una nena de 13- recibían golpes de puño, de cinturón y hasta con caños. Además, eran sometidos y humillados y hasta los dejaron encerrados en una habitación todo el día.

La madrastra, además, los obligaba a cocinar y a llevarle la comida a la cama y para discimular los golpes los maquillaba. Y como si fuera poco, se supo que les mordía las orejas e incluso los asfixiaba, además de meterles los dedos en los ojos y en la boca. 

Pese a que los maltratos ocurrieron supuestamente cuando los chicos estaban solos con su madrastra, cuando el padre salía a trabajar, cuesta creer que no se haya percatado del lo que ocurría en la casa.

Por eso, la jueza Marcela Quintana, a cargo de la causa de “lesiones graves y amenazas agravadas por el vínculo”, pidió, además de la detención de la mujer, la del padre de los nenes y los dejó presos tras recibir los informes de las cámaras Gesell y del cuerpo médico forense, que mostraron el calvario que vivían los tres hermanitos santacruceños.  

En las últimas horas, la magistrada dictó el procesamiento para ambos y les denegó la excarcelación.

Según se informó, los nenes hasta habían realizado un pacto suicida colectivo, según dejó entrever el defensor de Niños, Niñas y Adolescentes, Jorge Godoy.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!