M. N. M. tiene 51 años. Algunos la conocen como Marta, otros como Graciela. Lo cierto es que cambiaba de identidad según la ocasión y acaba de ser procesada con prisión preventiva por diez robos, ocurridos entre mayo de 2018 y marzo pasado, done se alzó con un botín de casi 400.000 pesos, 85.124 dólares, joyas de oro, valiosos relojes y hasta una colección de estampillas

En el ámbito policial comenzaron a llamarla la Viuda Negra del Hipódromo. Su estrategia era siempre la misma: se ganaba la confianza de algún hombre, compartían una salida, y -ya sea que pasara la noche con ellos o sólo algunas horas- los drogaba con una sustancia que aún no fue identificada para -cuando la víctima estaba inconsciente, robar sus pertenencias de valor. Así lo señala el juez en lo criminal y correccional porteño Martín Yadarola en la resolución donde la procesa con prisión preventiva.

“Es dable sostener que la imputada se encargó de entablar con las víctimas una relación de cierta confianza, que derivó en la concreción de un encuentro personal. Y una vez que logró que los damnificados accedieran a invitarla a sus domicilios, se dirigió allí y, utilizando subrepticiamente un producto narcótico o similar, colocado en las bebidas que les hizo ingerir, logró suprimir la conciencia de sus víctimas y sustraerles sus bienes”, afirmó el magistrado en su resolución, a la que tuvo acceso La Nación.

CÓMO FUERON LOS ROBOS DE LA VIUDA NEGRA

El primer golpe que le adjudicaron a la falsa María Marta ocurrió el 16 de mayo de 2018. La víctima, O. R., denunció en una comisaría de la Policía de la Ciudad que conoció a la ladrona en una web de citas y después de una conversación, arreglaron un encuentro en su domicilio de la víctima, en Villa Crespo. Pasaron la noche juntos. Cuando el dueño de casa se levantó, ella le convidó un mate y poco después se desvaneció.

“El denunciante, posteriormente, se despertó y advirtió que la mujer ya no se encontraba en la vivienda y notó el faltante de 3500 pesos, tres pares de zapatillas, una notebook, una tablet, un teléfono, una valija, varios perfumes importados y una filmadora”, según el expediente judicial. La víctima aportó una foto de la sospechosa.

El segundo robo que le adjudicaron a la falsa Graciela fue en agosto de 2018. La víctima, A. P., también conoció a la víctima en una web de cita y después de un intercambio de mensajes todo terminó en un encuentro en su casa de Almagro.

“En el inmueble, le dijo a la mujer que padecía de dolores en los pies. Ella se ofreció a hacerle curaciones. Le contó que tenía experiencia en el cuidado de gente mayor por haber trabajado en un geriátrico en San Isidro. Le dio una pastilla para calmar el dolor. A. P. la tomó y se quedó dormido. Se despertó al día siguiente”, según dijeron fuentes judiciales. La víctima se hizo de un botín de 61.000 pesos y 450 dólares. Parte del dinero del botín, la ladrona lo obtuvo después de retirar dinero en un cajero automático con una tarjeta de débito que le sacó a la víctima. La operación fue reconstruida con las filmaciones de la entidad bancaria.

El siguiente hecho fue descubierto cuando personal de la Policía de la Ciudad llegó a un edificio del barrio Villa Santa Rita porque uno de los residentes se había descompuerto. El hombre, de 67 años, estaba “en ropa interior recostada sobre el suelo, con una lesión visible en el lado izquierdo de su cabeza, a la vez que balbuceaba y se hallaba desorientado en tiempo y espacio”.

Tras recuperarse contó que había conocido a la sospechosa en una web de citas y tuvieron un primer encuentro en un restaurante de Palermo. Al día siguiente hubo una cena en el departamento de la víctima. “Luego de beber unas copas de vino, quedó inconsciente, sin recordar más nada de lo ocurrido y despertándose al día siguiente en el Hospital Álvarez”, sostuvo el juez Yadarola en el momento de reconstruir los hechos imputados a la Viuda Negra del Hipódromo. La ladrona le robó 2000 pesos y después, con las tarjetas de débito que le sacó, extrajo de sus cajas de ahorro más de 50.000 pesos.

La cuarta víctima fue un vecino de Recoleta y sufrió el robo de 84.000 dólares, 3000 pesos, un reloj de oro de bolsillo, varias cadenas de oro, un anillo de platino y un reloj de bolsillo antiguo de oro. “El dinero mencionado se encontraba en el interior de una caja fuerte, la llave la llevaba consigo al momento en que perdió el conocimiento”, según el expediente judicial.

La quinta víctima fue un vecino de Palermo de 77 años. También conoció a la víctima en una web de citas. A él le robaron 3000 dólares y una colección de 54 estampillas.

La siguiente víctima reside en Villa Urquiza. En su declaración, “recordaba haber consumido café que él mismo preparó y sirvió, pero que sintió un gusto extraño similar a la menta, como así también tomó una medida de whisky, tras lo cual perdió el conocimiento, despertándose luego de unas horas, ocasión en la que, encontrándose en el suelo, intentó ponerse de pie y no lo logró, cayendo y golpeándose la cara contra un mueble, perdiendo nuevamente el conocimiento”. La Viuda Negra del Hipódromo le robó 21.000 pesos y teléfonos celulares.

A la séptima víctima, un hombre de 57 años y vecino de Núñez, con el mismo modus operandi, M. N. M le robó 15.124 dólares, 185.000 pesos y un reloj. Profesor de Bellas Artes, hizo un identik de la sospechosa, que fue incorporado al expediente judicial.

En agosto del año pasado cayó en la trampa su octava víctima, D. V., de 78 años. “Tomaron un café y se dirigieron a la habitación donde mantuvieron relaciones sexuales y, al finalizar, pidieron pizza con cerveza, tras lo cual, no recordaba más nada de lo ocurrido esa noche, siendo que se despertó al otro día en la Clínica Bazterrica, en una sala de internación común”, según se desprende de la resolución del magistrado. A D. V., le robaron 30.000 dólares y 10.000 pesos.

El noveno caso que le imputaron fue por el cual se ganó el apodo de la Viuda Negra del Hipódromo. El encuentro entre la falsa María Marta y su víctima pudo ser recostruido con la colaboración de la gerencia de seguridad del Hipódromo de Palermo, a partir de información y filmaciones.

Tras ser atendidos por un camarero, consumieron dos ensaladas y, a partir de la compulsa del sistema de facturación, se determinó que abonó con una tarjeta conocida como Fun. El monto fue de 4219 pesos. La gerencia de seguridad del Hipódromo de Palermo hizo saber que las tarjetas plásticas aludidas corresponden a clientes de ese establecimiento que hacen apuestas de gran cantidad de dinero”, según se desprende de la resolución del magistrado.

Finalmente, el décimo golpe, fue a mediados de marzo pasado. La víctima denunció el robo 20.000 dólares y joyas de oro que habían pertenecido a su madre.

Cuando la víctima volvía a su domicilio, recibió una llamada de la sospechosa y le dijo que quería pasar la noche con él. “Se encontraron en Juan B. Justo y Segurola, en Floresta. La imputada llegó en un taxi con dos botellas de champagne y un pote de helado”, según se desprende del expediente judicial. La víctima, después de tomar champagne y café, se desvaneció. Se despertó a las 11 del día siguiente y advirtió que había caído en una trampa.

“Se destaca también que no se advierten motivos para dudar de los dichos de los damnificados pues, como ya se ha mencionado, resultan verosímiles y coherentes con el resto de los elementos probatorios. Además, no se acreditó la existencia de enemistad previa entre ellos o, en su defecto, de cualquier otra razón que pudiera llevar a comprometer injustamente a la imputada”, sostuvo el magistrado al firmar el procesamiento de la falsa María Marta.

Con información de La Nación

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!