CAPITAL FEDERAL - El juez federal Claudio Bonadio procesó este martes con prisión preventiva a los empresarios Cristóbal López y Fabián De Sousa en una causa que investiga supuestas irregularidades en la construcción del acueducto Comodoro Rivadavia-Caleta Olivia.

Ambos empresarios seguirán en libertad porque la Cámara Federal porteña ya les otorgó la exención de prisión en el caso, según la resolución firmada hoy.

López y De Sousa quedaron procesados por presunta "defraudación contra la administración pública" con embargos de 141 millones de pesos.

Bonadio dispuso además el procesamiento sin prisión preventiva de otros nueve acusados en esta causa, entre ellos uno de los hijos de Cristóbal López, Cristóbal Nazareno López, con un embargo de cien millones de pesos.

Esta investigación se abrió a raíz de una denuncia de la Oficina Anticorrupción hecha en 2017 por supuestas irregularidades en obras para un acueducto entre Chubut y Santa Cruz.

Los dueños del Grupo Indalo habían sido denunciados por la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) por el delito de defraudación al Estado por una obra que su empresa CPC recibió en Chubut, su provincia de origen. El Gobierno de Mauricio Macri la denunció por percibir fondos injustificados en el marco de la licitación y por no concluir la obra.