Miguel Jimenez y Rodolfo Sequeira fueron juzgados como responsables de haber secuestrado, violado y descuartizado a Marito Salto, un nene de once años, en un rito a San La Muerte en 2016. Además, Ramón Rodríguez recibió 11 años de prisión y Daniel Sosa fue absuelto.

Se trata de uno de los infanticidios más atroces de la historia argentina. En el cierre de la ronda de testigos del juicio, uno de los acusados, Rodolfo Adrián Sequeira (46 años), alias “Rody”, pidió ampliar su declaración. Por primera vez en los nueve meses que llevaba el juicio, apuntó contra otro.

Sequeira insistió en su inocencia e incriminó a Miguel “Brujo” Jiménez (59). Así, rompía el pacto de silencio que existía entre los acusados, una especia de “devolución de gentilezas”, luego que Jimenez contratara a una vidente con la excusa de buscar a Marito, allá por el 2016, pero con el único fin de incriminar a Sequeira 

El "Brujo" Jiménez el día de su detención, en noviembre de 2017. (Foto: Télam)
El "Brujo" Jiménez el día de su detención, en noviembre de 2017. (Foto: Télam)

Finalmente, Miguel “Brujo” Jiménez y Rodolfo “Rody” Sequeira, dos de los nueve acusados, fueron condenados a prisión perpetua por ser responsables directos del secuestro, la violación y descuartización de Marito Salto en Quimilí, Santiago del Estero.

Jiménez y Sequeira eran dos de los cuatro imputados que enfrentaban una condena a prisión perpetua. Ramón Rodríguez, el tercero, fue condenado a 11 años de prisión y Daniel Sosa fue absuelto de la causa.

Rodolfo Sequeira, uno de los acusados por la autoría material del crimen. (Foto: Télam)
Rodolfo Sequeira, uno de los acusados por la autoría material del crimen. (Foto: Télam)

De los otros cinco imputados por encubrimiento agravado, solo tres fueron condenados a tres años de prisión: María Eugenia Montes, Ramón Ocaranza y Pablo Ramírez. Daniel Gastón y Gustavo Hernández fueron absueltos.

El tribunal, conformado por los jueces Alfredo Pérez Gallardo, Luis Domínguez y Daniela Campos Nittinger, también rechazó el pedido de excarcelación que habían realizado los abogados de María Eugenia Montes y Pablo Ramírez.

Jiménez y Sequeira fueron los autores materiales del homicidio triplemente calificado por alevosía, ensañamiento y el concurso premeditado de dos o más personas y privación ilegítima de la libertad, y son señalados también como presuntos autores intelectuales de abuso sexual con acceso carnal, todo en concurso real de delitos.

A Rodríguez y Sosa, en tanto, se los acusaba de haber sido partícipes necesarios de esos delitos. Este último fue declarado inocente por el tribunal judicial.

Prisión perpetua para dos hombres acusados de violar, matar y descuartizar a un nene en un rito a San La Muerte

El crimen de Marito Salto: los espeluznantes detalles que dio la fiscal durante el alegato

La fiscal Mariela Bitar de Papa dio detalles escalofriantes de los hechos ocurridos entre el 31 de mayo y el 2 de junio de 2016, desde el secuestro de Marito hasta que sus restos fueron encontrados en varias bolsas de basura en la periferia de Quimilí.

Según el alegato de la funcionaria, quedó acreditado que el nene fue víctima de “un crimen en un ritual satánico en ofrecimiento a San La Muerte” y contó que “se lo exanguinó, los miembros de la secta bebieron su sangre y se quedaron con partes de su cuerpo”.

La fiscal consideró que Jiménez fue el ideólogo del espeluznante asesinato y encontró en Sequeira al responsable de haber secuestrado a Marito, que desapareció una tarde mientras pescaba en una represa en las cercanías de su casa.

En el inicio del juicio, en diciembre del año pasado, sobre Jiménez y Sequeira pesaban acusaciones diferentes de las que pesan hoy: al primero se lo señalaba como autor material y el segundo estaba imputado por captar a Marito e introducirlo por la fuerza en un auto negro.

Prisión perpetua para dos hombres acusados de violar, matar y descuartizar a un nene en un rito a San La Muerte

Los forenses de la Corte Suprema de Justicia de la Nación determinaron que Marito Salto fue violado y, tras ser colgado con un alambre, fue descuartizado con vida. Antes había sufrido una asfixia incompleta por estrangulación.

Primero le cortaron las piernas y luego lo decapitaron. Los brazos estaban adheridos al torso cuando el cadáver fue encontrado en el basural. La autopsia determinó que la muerte ocurrió por “exaguinación, hemorragia fatal producida por la sección de vasos arteriales y venosos”.

La tarde del 31 de mayo de 2016, Marito Salto salió en bicicleta de su casa de Quimilí rumbo a una laguna cercana donde solía pescar. Fue secuestrado y su cuerpo apareció el 2 de junio. La hipótesis principal sugiere que el asesinato fue realizado como parte de un ritual satánico.

EL HALLAZGO DE UN PERRO RASTREADOR

El inicio de la investigación estuvo teñido de dudas y el papá de la víctima afirmó a TN que “se perdieron un montón de pruebas”. Hasta que en noviembre de 2017, un perro rastreador marcó un cajón de la habitación matrimonial de Jiménez y la docente Arminda Díaz en Quimilí.

Adentro había papeles con frases como “Ya tengo su virilidad, su juventud, su fortaleza. Dame lo que pido”; y “Dame tu fuerza, 666″. También encontraron recortes de las páginas policiales del caso y en la parte trasera de la vivienda hallaron un altar donde se veneraba a San La Muerte. Desde entonces, Jiménez pasó a ser el principal sospechoso.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!