ESQUEL (ADNSUR) - Este miércoles por la tarde, Pablo Sommaruga, condenado en 2002 por el resonante secuestro de Ariel Strajman en Buenos Aires y beneficiado con la prisión domiciliaria en Esquel a raíz de la pandemia, fue atacado por un grupo de vecinos en plena calle de la ciudad.

Tras los incidentes que protagonizaron vecinos de varios barrios de la ciudad, el hombre dialogó con EQSnotas y aclaró: “No tengo delitos por violación”. Aseguró entender a la gente, "la situación se desmadra pero usaron las redes sociales para decir que estaba por otra cosa. Se me dio arresto domiciliario por la buena conducta, estoy haciendo bien las cosas, no se porque se ensañan tanto conmigo”.

Sobre las heridas recibidas, Sommaruga sostuvo que “eso es lo de menos”, y relató que “esa casa la alquilé, no tengo perfil de asesino. Es una casa de familia y hoy mi mujer esta en el Hospital con contracciones”. Su concubina tiene fecha para dar a luz la semana que viene pero a partir de esta situación entró en el hospital con contracciones.

Contó que está en Esquel hace dos años y le dieron transitoria hace seis meses: “La idea era vivir acá, el 4 de junio tenía libertad. Cometí errores y los pagué. Entiendo el dolor y las cosas que están viviendo, pero ellos se equivocaron, espero que reflexionen y que no cometan un delito para no terminar como yo”.

Pablo Sommaruga