SARMIENTO - Esta mañana se conoció que seis internos,  alojados en los calabozos de la comisaría de Sarmiento, solicitaron al juez Alejandro Rosales,  una audiencia de "habeas corpus" para exigir el cese de abusos por parte de las autoridades, ya que obliga a dar a conocer la situación del detenido ante un juez. Los reclamo expuestos  están vinculados al presunto maltrato que recibían por parte un empleado policial.

La audiencia judicial se realizó mediante el sistema de videoconferencia. La fiscal Laura Castagno,  el juez Alejandro Rosales y el abogado de la defensa pública Marcelo Catalano, realizaron las intervenciones desde sus oficinas de trabajo,  mediante conexión remota. La operatoria del sistema, estuvo a cargo de los funcionarios de la Oficina Judicial. En tanto, los detenidos participaron del acto judicial,  desde la sala de visitas de la comisaría local,  utilizando un teléfono celular de las autoridades policiales.

Presos de Sarmiento denuncian malos tratos y piden habeas corpus

En sus declaraciones por videoconferencia, los detenidos ratificaron el escrito presentado al magistrado. En ese documento, denunciaron que un empleado policial, ejerce una serie de conductas inapropiadas, en el momento que le corresponde trabajar con el turno de cuidado de detenidos.

Los presos, aseguraron que los días de depósito (las jornadas en las que los familiares le llevan alimentos a los internos),  el agente denunciado,  les entregó galletitas y bizcochuelos rotos. Además, no habría utilizado los elementos de higiene y seguridad, establecidos por los protocolos. También refirieron que  no les permite concluir los diez minutos de comunicación telefónica, que los presos establecen los días lunes, miércoles y sábados,  con sus grupos familiares.

Asimismo, manifestaron que hay un interno que debe recibir una medicación diaria, en las primeras horas de la mañana. Cuando esta circunstancia,  coincide con el turno del policía denunciado, el uniformado golpea de forma violenta las puertas de la celda del condenado, aseguraron los detenidos.  Con esta acción provoca que se despierten el resto de los detenidos y genera un clima de tensión.  Por otra parte, los internos coincidieron que el resto de los policías, desarrollan un trato respetuoso en la convivencia diaria.

Por último, el magistrado señaló que también iba a requerir información a las autoridades policiales y luego dictará su resolución.