EL MAITÉN (ADNSUR) - El Superior Tribunal de Justicia de Chubut resolvió revocar la sentencia contra el pastor evangélico Samuel Figueroa, considerado culpable del abuso sexual de su propia hijastra y condenado a cumplir 14 años de cárcel.  "Yendo al caso bajo análisis, podemos observar que el veredicto de culpabilidad data del 17 de marzo de 2020, en tanto, que la lectura integral de la sentencia se cumplió el 10 de agosto del mismo año, esto es, casi cinco meses después”, dijo en sus argumentos el ministro Alejandro Panizzi.

Ahora, podría intervenir la Corte Suprema de Justicia con un recurso extraordinario, sería la instancia siguiente porque se afecta de manera grave el derecho de la víctima, adelantaron fuentes vinculadas a la fiscalía de la Comarca Andina.

La resolución está fechada el 1 de febrero, y además se ordena “disponer la realización de un nuevo debate, de acuerdo a los lineamientos fijados en los considerandos (prohibición de ‘reformar en perjuicio’)” y “sustanciar un sumario administrativo a fin de deslindar las responsabilidades emergentes de la suspensión desmesurada del proceso”, señaló Diario Jornada.

El juez Mario Luis Vivas precisó que “dentro del ámbito de la consulta, estamos obligados a detectar e invalidar aquellos actos que se cumplieron sin respetar las formas requeridas. La discontinuidad del debate, injustificada, provoca la nulidad absoluta del juicio oral y público y la sentencia. Ello por cuanto los jueces (de Esquel) no emitieron una resolución fundada que explique la prolongación del juicio por el plazo de cinco meses. En su caso, debió realizarse nuevamente el debate por superarse los diez días que prescribe la norma como plazo máximo”.

Según lo dispuso el Tribunal de Esquel, el pastor Samuel Figueroa debía presentarse el 26 de agosto en la comisaría de Cholila para comenzar a cumplir la pena de 14 años de prisión, luego de que los propios jueces le otorgaron una prórroga de 10 días “para que arregle aspectos de su vida”. Sin embargo, a la fecha sigue en libertad.

LOS HECHOS

Los hechos ocurrieron en los años 2000 y 2007, cuando su víctima era menor de edad. La denuncia también involucró a una prima de la hijastra, aunque fue absuelto porque “los tiempos ya estaban prescriptos cuando comenzó la investigación, en 2017”. Figueroa fue declarado “autor penalmente responsable del delito de abuso sexual con acceso carnal, agravado por la convivencia de una menor de 18 años de edad y por resultar encargado de su guarda, cometido en la modalidad de delito continuado”.

En septiembre, cientos de vecinos se movilizaron por las calles del pueblo ferroviario para pedir que Figueroa “se vaya del pueblo porque lo encontramos en el supermercado o en la plaza donde juegan nuestros niños, que se termina convirtiendo en un lugar casi peligroso”.

Desde el colectivo “Ni una menos” recordaron entonces que el pastor Figueroa “durante mucho tiempo fue uno de los pilares de la sociedad local, incluso vinculado con la dirigencia política provincial a través de un proyecto destinado a crear un centro para el tratamiento de adicciones. Ver la otra cara de este personaje nos llevó a replantearnos muchas cosas. No podemos pasar por alto que ocupó un lugar muy importante, pero es el momento de sacar todo lo que callamos por mucho tiempo, aun cuando hay una parte de esta comunidad que lo sigue viendo como una persona ejemplar”.