El fiscal Jorge Burgueño pidió la elevación a juicio oral de la causa en la que se investiga el asesinato de Lía Vázquez, de 14 años, ocurrido el año pasado en Puerto Madryn.

Además, busca que la causa se juzque por "femicidio" ya que el único acusado y detenido, Juan Gabriel Orellana, de 22 años, era cuñado de la víctima.

El pedido de elevación a juicio fue realizado el pasado viernes y Bugueño solicitó que Orellana (22) sea juzgado por el "femicidio en concurso ideal con femicidio transversal, todo ello en concurso real con homicidio en ocasión de robo”, delito que prevé una pena de prisión perpetua.

A través de testimonios y el análisis de la prueba, el fiscal Bugueño aseguró que “contamos con elementos suficientes para llevar a juicio oral y público al imputado Orellana”.

El siguiente paso es que la Oficina Judicial fije audiencia, ante un juez, para tratar la acusación presentada y resolver si el caso se eleva a juicio.

El crimen se cometió el 13 de noviembre de 2020.

Lía se encontraba junto a su hermano de seis años en su casa, cuando –según la acusación- llegó Juan Gabriel Orellana y “con la utilización de un arma blanca comienza a someter a la víctima provocándole heridas” que le provocaron la muerte de manera instantánea.

El joven fue detenido esa misma mañana dentro de un minimercado donde trabajaba. Desde ese momento se encuentra detenido en prisión preventiva a la espera del juicio.

En la acusación, el fiscal dijo que "Orellana aprovechó la condición de vulnerabilidad en la que se encontraba la niña víctima, por su edad, por su género, por encontrarse indefensa, y por la evidente relación desigual de poder, siendo además que hace algún tiempo el mismo amenazó a su pareja (hermana de la víctima) que iba a matar a su familia, cumpliendo con aquella promesa para hacerle sufrir un mal”.

Además, la pericia informática descubrió que en el celular de Orellana, previo al hecho, se buscó en Google “golpes para desmayar dormir o inmovilizar” y “puntos débiles para apuñalar”.

Y también determinó la ubicación desde dónde se operó el dispositivo, ubicando al celular del imputado en el lugar del hecho al momento del crimen.