El hecho ocurrió en Córdoba, la víctima del robo Gonzalo Lazos dijo entre lágrimas, "me cago laburando para tener algo y no se puede".

Gonzalo Lazos había concretado el sueño de abrir su propio negocio. Para tal fin, utilizó sus ahorros, vendió una moto, pidió un préstamo bancario e incluso requirió que algunos seres queridos le den un empujón económico.

A pesar del esfuerzo, y a casi un mes de darle vida al local de ropa que inauguró en la ciudad de Córdoba, su ilusión se derrumbó luego de que le robaran toda la mercadería.

En total, según relató la víctima, los delincuentes se llevaron más de $1.500.000. “Me destrozaron”, dijo el comerciante de 26 años, quien relató lo ocurrido en el local que instaló sobre la calle Donato Álvarez al 8800, en el barrio Argüello.

Le robaron hasta la ropa de los maniquíes.
Le robaron hasta la ropa de los maniquíes.

“No me dejaron nada, como se puede ver me destrozaron. Me hicieron bosta. No sé cómo vamos a hacer ahora. Vienen y de la noche a la mañana te quedás sin nada. ¿Qué tengo que hacer yo? No sé qué hacer”, dijo en una entrevista que le realizó eldoce.tv.

Y explicó que al local “Lo alquiló hace dos meses" y logró abrir hace cuatro semanas. "Hay un lavadero atrás, se colgaron por ahí. Rompieron la ventana del baño para ver si había una alarma y después rompieron la puerta. Estuvieron mucho tiempo”, detalló.

A Lazos le rompieron la ventana y la puerta de un local que alquiló hace dos meses (Foto: eldoce.tv).
A Lazos le rompieron la ventana y la puerta de un local que alquiló hace dos meses (Foto: eldoce.tv).

“Por lo menos han estado tres o cuatro horas acá. Se llevaron prolijamente todo, me sacaron hasta la ropa de los maniquíes. No tengo cámaras porque como abrimos hace poco las estábamos por poner”, agregó.

“Es muy doloroso porque uno sale a trabajar, a querer progresar. Me cago laburando para tener algo y no se puede. No entiendo por qué pasa todo esto. Por qué no puse cámaras, por qué siempre hay que estar cuidándose de que te destruyan. Trabajo de esto, tengo que comer y vivir”, manifestó entre lágrimas.

“Era plata prestada y ahorros. Apostando a que se venía el Día de la Madre sacamos créditos, para poder vender algo. ¿Ahora cómo lo pago?”, concluyó Lazos.