La causa principal por la desaparición y muerte de Santiago Maldonado en Chubut, está paralizada pero nunca estuvo terminada ni cerrada, luego de sucesivos fallos de instancias superiores, el juez federal Gustavo Lleral tuvo que activarla y lo hizo al sumar otra investigación abierta sobre las irregularidades que cometió la Gendarmería durante el operativo  del 1 de agosto de 2017 en la comunidad mapuche recuperada de Cushamen.

"Si finalmente el juez avanza con todo lo que no hizo hasta ahora, se investigaría todo junto, esto implica analizar la ilegalidad que venimos denunciando del operativo y la flagrancia trucha que invocó el gobierno de Cambiemos para avanzar sobre la Pu Lof sin orden judicial, y la muerte de Maldonado en la idea de que pudo haber habido torturas como haberlo dejado morir de frío, una audaz posibilidad que introdujo el fallo de Casación", explicó el abogado Mauricio Rojas, querellante en la causa.

Por su parte, el fiscal federal Federico Baquioni solicitó la declaración indagatoria de los gendarmes Juan Pablo Escola, jefe del escuadrón 36 de Esquel; Marcelo Ferreyra y Víctor Vaquila Ocampo por posible comisión de "daño, abuso de autoridad y omisión de los deberes de funcionario público". Lo hizo en el marco del pedido de reapertura de la investigación respecto a "posibles irregularidades desplegadas por agentes de Gendarmería Nacional y que precedieron el fatal desenlace investigado".

Piden reactivar la causa por la muerte de Maldonado en Chubut

La Cámara Federal de Comodoro Rivadavia revocó en septiembre del 2019, el sobreseimiento del gendarme Emmanuel Echazú, y determinó que la muerte de Santiago fue "traumática y dudosa por haber acontencido en un contexto de intervención estatal". Baquioni reclama que se haga la reconstrucción de los hechos, indicó Página 12.

La denuncia inicial sobre la presencia de cuatro escuadrones de Gendarmería para hacer cesar el corte de la ruta cuarenta por una docena de jóvenes mapuches, había sido archivada por inexistencia de delito. Cuando tuvo que intervenir la Cámara de Casación expresó que la muerte de Maldonado no fue una desaparición forzada pero, en un fallo indicó que había que investigar otros posibles escenarios.

Por su parte, el camarista Gustavo Hornos, en voto disidente, avaló que se siga investigando la desaparición forzada: "La ausencia de signos físicos de violencia no permite concluir sin más la inexistencia de ilícitos tales como la desaparición forzada, el homicidio, o la tortura. La acción de efectivos de una fuerza de seguridad de compeler a una víctima a nadar en un río con las ropas puestas puede ser subsumida en la figura de imposición de tormentos, incluso seguida de muerte si el nexo causal del comportamiento fuera acreditado", había dicho.

Entre las pruebas revalorizadas por el fiscal federal está el video con el saqueo e incendio denunciados. Cuando aparecieron imágenes de aquella represión, que incluyó la quema y el secuestro de todas las pertenencias de los mapuche y donde también desapareció la mochila de Maldonado, el abogado Rojas presentó una denuncia ante la Cámara de Apelaciones de Comodoro Rivadavia, que abrió una causa pero nunca lo informó en el expediente.

"Estuvo dormida, la cerraron en 2019 y ahora Lleral la suma a la causa madre porque se lo ordenó Casación", explicó el letrado. Para el fiscal Baquioni se trata de un caso de "violencia institucional".

La abogada de la familia Maldonado, Verónica Heredia, advirtió que sobre el juez Lleral todavía pesan sus recusaciones, y todos los planteos en la Corte Suprema están sin resolver, por lo tanto cualquier iniciativa podría ser decretada luego como nula.  "Entre las medidas que le pedí fue levantar los restos de esa fogata que hicieron los gendarmes para analizar el material y descartar o no si estaba la mochila de Santiago que nunca encontró. Hacer desaparecer la mochila puede ser la explicación de esa fotaga. Se lo pedí por escrito y el 12 de diciembre de 2017 cuando fuimos al territorio", agregó.